Author Archives: Victor Sariego

Curso de la UNED: ‘Aspectos jurídicos de la discapacidad y la dependencia, especial referencia a mayores’

(Víctor Sariego, 12/01/2018).-  La UNED convoca, un año más, el curso on line, ‘Aspectos Jurídicos de la Discapacidad y la Dependencia: Especial Referencia a los Mayores’ que se podrá realizar entre el 16 de enero y el 13 de julio de 2018, con un total de 400 horas.

Destinatarios

Este curso está destinado a quienes por razón de su experiencia, personal o profesional, han desarrollado una especial inquietud con relación a las personas afectadas por situaciones de dependencia o de discapacidad, o en general con las personas mayores, y la desprotección social y jurídica en la que a veces se encuentran, y necesitan un soporte formativo técnico en esta materia . Son, por tanto sus destinatarios naturales profesionales de residencias y centros asistenciales, trabajadores sociales o estudiantes de este Grado o del Grado en Derecho, asistentes sociales, psicólogos, funcionarios de justicia y profesionales de la salud, y en general todas aquellas personas que, por estar próximas a estas materias, quieran desarrollar los conocimientos relativos a los aspectos jurídicos más relevantes de las mismas. En todo caso, no se requiere ningún requisito académico previo de acceso.

Contenido

Aspectos personales del envejecimiento: capacidad de obrar, instituciones de protección, autotutela, incapacitación judicial, representantes legales, internamientos.

Aspectos patrimoniales del envejecimiento: Administración de bienes, sistemas de financiación, derecho legal de alimentos, patrimonio protegido, cuestiones sucesorias, responsabilidad por los daños causados.

Metodología y actividades

Este curso sigue la metodología a distancia; por ello, el alumnado deberá iniciar y profundizar en sus conocimientos mediante el análisis y estudio de los materiales recomendados, y llegar, en su caso, a conclusiones técnicas, que expondrá oralmente o por escrito al equipo docente dirigido por la responsable del curso. Tendrán a su disposición un servicio de asesoría personal y tutorial, mediante correo electrónico y postal, telefónico y fax. Podrán celebrarse una o varias reuniones presenciales, que se plantearán como foros de debate abiertos con la intención de que los asistentes puedan intercambiar entre sí y con el equipo docente sus experiencias personales y profesionales. En la primera reunión, o en su defecto mediante correo postal, recibirán el material adicional al texto base recomendado.

Precio público del curso

Precio público de matrícula: 560 €. Precio del material: 40 €

Matriculación

Del 7 de septiembre de 2017 al 15 de enero de 2018.

Teléfonos: 91 3867275 / 1592

Más información y matriculación on line en este enlace.

Read more

‘X Edición de Talleres de Envejecimiento Saludable en Atención Primaria’

(Víctor Sariego, 8/1/2018).- Prevenir la dependencia y promover el envejecimiento saludable y participativo de las personas mayores de entre 55 y 75 años –mediante la información y la formación práctica– son los principales objetivos de la ‘X Edición del ciclo de talleres del programa Envejecimiento Activo y Saludable en Atención Primaria’. Una iniciativa del equipo profesional del Centro de Salud de Vite, en Santiago de Compostela consistente en doce talleres que, destinados a sus personas usuarias y profesionales socio sanitarios, se desarrollarán entre el 25 de enero y finales de junio de 2018.
El ciclo de talleres se inaugura con una charla informativa el jueves 25 de enero a partir de las 16.30 horas en el propio Centro de Salud de Vite que es de entrada libre y gratuita para todas las personas usuarias, profesionales de la Atención Primaria y público en general interesado.
El resto de talleres se desarrollará entre febrero y junio, a tenor de 2 a 3 jornadas por cada mes.

Programación

En esta ocasión el proyecto consta, una vez más de dos programas. El primero es ‘Cuidando al Cuidador’ que tiene la finalidad de “prevenir el deterioro psicosocial de los cuidadores y cuidadoras” como explica la responsable del programa y vocal de la SGXX, Isabel Redondo Zambrano. Y el segundo: ‘Envejecimiento Activo. Salud y Ocio en la Tercera Edad’ cuyo objetivo es “promover las formas de vida saludables para retardar el deterioro físico y mental, previniendo así la dependencia” indica Zambrano que matiza que entre ellas se encuentran, “una alimentación sana y equilibrada, el buen uso de la medicación, actividad física e higiene postural, agilidad mental y memoria, el control de las emociones, la reducción del estrés y la ansiedad, salud afectivo sexual a partir de los 50 años y ocio y tiempo libre”.

Grado de implantación y beneficios

El programa, que comenzó como proyecto en 2008, ha beneficiado hasta ahora a 3.600 personas usuarias del total de 11.000 que reciben asistencia en el Centro de Salud de Vite. En este tiempo, subraya esta experta, se han obtenido varios beneficios y su implantación “ha sido notable”. Tras un pormenorizado análisis y valoración de sus resultados Zambrano y su equipo destacan, por ejemplo, “la mejora de la información sobre recursos biopsicosociales existentes” en un 75 por ciento; la garantía de los cuidados de las personas dependientes “a través de un apoyo psicosocial de sus cuidadores y cuidadoras” en un 85 por ciento; “enseñar al cuidador o cuidadora a aprender a delegar como forma de proteger su propio bienestar físico y mental” en un 60 por ciento; ofrecer información de hábitos de vida saludables “para modificar actitudes que aumenten la salud integral de las personas que son objeto del programa” en un 90 por ciento y “mejorar la información sobre cómo utilizar el ocio y tiempo libre de una forma positiva para su salud” también en un 90 por ciento.

Buena práctica

Como añade Zambrano, este programa puede ser considerado como “buena práctica” porque, asegura, “representa y ha supuesto una línea de trabajo de Promoción de la Salud desde un enfoque biopsicosocial desarrollada en un Centro de Salud, que consigue un empoderamiento de las personas de 55 a 75 años para envejecer activa y saludablemente, saber cuidarse y cuidar, prevenir enfermedades crónicas y así la dependencia”.
Por otra parte, con este ciclo de talleres, indica “también se consigue que se vea el Centro de Salud como un espacio no solo de enfermedad, sino de salud, con una interacción entre el ciudadano sano, el que tiene alguna enfermedad, el que cuida y los profesionales sociosanitarios”.
En resumen, concluye, “es sin duda una experiencia de Participación Comunitaria en Salud”.
Read more

‘Alzheimer vs Demencia con Cuerpos de Lewy, ¿por qué no Demencia Frontotemporal?’

(Víctor Sariego, 5/01/2018).- Inés Esteves, Ana Vieira, José Caamaño, Romina Mouriz, Laura García, Raquel Fernández, Carlos Dosil y David Facal, acaban de publicar en la prestigiosa revista digital de psicogerontología Neurama, el artículo ‘Alzheimer versus Demencia con Cuerpos de Lewy, ¿por qué no Demencia Frontotemporal?’.

 

Una disertación sobre las demencias como uno de los principales problemas sociosanitarios en la península ibérica derivado, no sólo de las dificultades de diagnóstico diferencial que conllevan y de las implicaciones en cuanto al abordaje terapéutico, sino también del coste socioeconómico que supone.

 

Entre los principales tipos de demencia figuran la enfermedad de Alzheimer, la demencia vascular, la demencia por cuerpos de Lewy y la demencia frontotemporal con sus variantes, que muestran prevalencias diferentes según las series estudiadas. Todas ellas se caracterizan por el déficit progresivo de las funciones cognitivas, trastornos psicológicos y de conducta con gran repercusión en la función y en la socialización a medida que progresa el deterioro orgánico. Sin embargo existen matices en cuanto a la forma de inicio y los síntomas evolutivos, reflejado todo ello en criterios diagnósticos consensuados que se consideran de gran relevancia por lo que se refiere a la optimización de las opciones terapéuticas farmacológicas y no farmacológicas, así como a la selección de recursos de atención.

 

En este contexto, los autores y autoras del artículo presentan el caso de una mujer de 75 años con un cuadro cognitivo y conductual compatible con un diagnóstico de demencia, institucionalizada en un centro gerontológico y que plantea las diferentes hipótesis nosológicas empleando un análisis semiológico, los protocolos diagnósticos iniciales y de continuación, así como las principales opciones terapéuticas desde una perspectiva de intervención transversal que han contribuído a la deliberación sobre el caso.

 

Artículo en pdf y para descargar clicando aquí

 

Introducción

El concepto demencia designa un grupo de patologías caracterizadas por un deterioro significativo que afecta a uno o más dominios cognitivos (atención, función ejecutiva, lenguaje, memoria, capacidades perceptivas y psicomotriz, o la cognición social), y que presenta dispares trastornos psicológicos y de conducta, con gran repercusión en la función en comparación con el nivel anterior del individuo. Es considerado como un síndrome complejo asociado a varias etiologías.

Conunapoblaciónqueenvejece,esteproblemaadquiere cada vez más relevancia, dada la alta prevalencia de la enfermedad. Las estimaciones del año 2010 sugerían que la población mundial con demencia superaba los 36 millones de personas, con una previsión al año 2020 de hasta 66 millones de personas. La realidad es que en el año 2015 a nivel mundial la patología demencia está presente en aproximadamente 47 millones de personas, es decir, la población de España (World Alzheimer Report, 2015, World Alzheimer Report, 2016). En Europa Occidental exitían en el año 2010 hasta 9.95 millones de personas afectadas por demencia, con una proyección al año 2050 de 18.65 millones, con una prevalencia de 7.1 %. Países como Francia e Italia contaban con más de 1.1 millones de personas diagnosticadas, mientras que es España se estima que son entre 600.000 y 800.000 los afectados (Reynish et al, 2012).

 

La cuatro subtipos más comunes en orden de frecuencia son la enfermedad de Alzheimer, la demencia vascular, la demencia con cuerpos de Lewy y la demencia frontotemporal. Sin embargo se debe ser prudente a la hora de hacer estimaciones sobre la proporción de la prevalencia de cada uno de los tipos pues se basan en diagnósticos de probabilidad clínica que siguen criterios consensuados pero que dependen del momento del diagnóstico y de la evolución individual de la sintomatología.Con las  tecnologías de las que disponemos en este momento, los estudios

neuropatológicos indican que las formas “mixtas” son más comunes que las formas “puras”, particularmente en los casos de enfermedad de Alzheimer con patología vascular y enfermedad de Alzheimer con presencia de cuerpos de Lewy difusos (Neuropathology Group of the Medical Research Council Cognitive Function and Ageing Study, 2001).

 

En una serie de casos con diagnóstico de demencia de más de 1.000 autopsias, un 86% de la muestra tenían una patología relacionada con  la enfermedad de Alzheimer, pero sólo un 43% cumplían criterios de enfermedad de Alzheimer pura, mientras el 26% tenían una mezcla de demencia tipo Alzheimer y patología cardiovascular, y  10%  presentaban  la  enfermedad de Alzheimer con cuerpos de Lewy a nivel cortical. Además, la demencia frontotemporal tendía a ser mal diagnosticada en vida de los sujetos como enfermedad de Alzheimer (Jellinger, 2006). Un estudio comunitario observó la relativa frecuencia de distintas formas de demencia con los siguientes resultados: enfermedad de Alzheimer (41%), demencia vascular (32%), demencia en la enfermedad de Parkinson (3%), demencia frontotemporal (3%), y demencia con cuerpos de Lewy (8%) (Stevens et al., 2002). El meta análisis EURODEM sobre estudios de los años 90 facilitó las proporciones especificas a la edad y al sexo en la enfermedad de Alzheimer y demencia vascular.

 

El estudio  mostró que la proporción de Alzheimer entre las mujeres se mantuvo constante en alrededor de un 70%, mientras que entre los hombres aumentó progresivamente de 38% (entre 65-69 años) a 80% (mayores de 90 años) (Lobo et al., 2000). Por otra parte, algunos estudios indican que la demencia frontotemporal  podría  ser un subtipo frecuente de inicio de la demencia en la enfermedad de Parkinson, especialmente en hombres, entre quienes sería el subtipo más común hasta los 55 años (McGonigal et al., 1993).

El abordaje integral de las demencias incluye el diagnóstico de inicio, la diferenciación entre los subtipos de enfermedad y la optimización terapéutica tempranos. Esto no siempre resulta sencillo pues, aunque existen criterios consensuados, la realidad clínica muestra la gran heterogeneidad sintomatológica y, sobretodo, la evolución dispar yaltamente individual.

 

En este contexto, la existencia de un consenso sobre los criterios diagnósticos de las demencias cobra especial relevancia. Así, el “National Institute of Neurological and  Communicative   Disorders   and   Stroke   and the Alzheimer’s Disease and Related Disorders Association (NINCDS-ADRDA)” o la “American Psychiatric Association” plantean la conveniencia de, para lograr diagnósticos de consenso, se empleen criterios consensuados anivel internacional. De esta forma, los criterios señalados hacen hincapié en la forma de inicio, las manifestaciones evolutivas y las peculiaridades de cada uno de los principales tipos de demencia.

Los distintos tipos de demencia presentan síntomas comunes de incidencia variable en tiempo y severidad que incluyen los déficits cognitivos ylasmanifestaciones neuropsiquiátricas con diferencias sutiles según el tipo de  enfermedad,  además  de  la  evolución  funcional y sus repercusiones sociales. Por lo tanto, para un diagnóstico diferencial de las demencias, el uso de criterios diagnósticos contrastados es  esencial  pues se apoyan en la observación clínica y en la realización de un protocolo de despistaje que emplea métodos clínico-biológicos y herramientas de evaluación cognitiva, neuroconductual, funcional y social.

 

Son mútiples las posibilidades testológicas con el fin de conocer en profundidad los síntomas cardinales y proceder a un diagnóstico probabilístico acertado. En nuestro entorno, el Grupo de Avaliación Cognitiva e Neuropsicolóxica (GACN), de la Sociedade Galega de Xerontoloxía e Xeriatría (SGXX), en su “Documento técnico de consenso de la SGXX sobre herramientas de evaluación cognitiva y  neuropsicológica  en centros gerontológicos”, reflexiona sobre le necesidad de “establecer un protocolo de  evaluación  básico que:

 

  1. Permita una aproximación de lo general a lo particular, que se estima fundamental en el contexto de la valoración geriátrica y gerontológica.
  2. Que sirva  para  maximizar  la  efectividad  y  eficiencia  de la valoración cognitiva, teniendo en cuenta la sensibilidad, adecuación a la persona mayor y encaje en el funcionamiento de los centros; c) cuyo proceso de validación permita garantías en la aplicación de los tests, aún cuando carezcamos de baremos específicos para la población gallega”.

 

Como aspectos relevantes en la propuesta se consideran, la inclusión de familiares y cuidadores en el proceso de valoración, el empleo de instrumentos baremados y validados, la selección de tests de evaluación cognitiva adecuados considerando lasensibilidad alcambio de los instrumentos ylareserva cognitiva de los pacientes, la inclusión de la evaluación de los trastornos conductuales y psicológicos (Facal et al., 2015).

El abordaje terapéutico de las demencias incluye estrategias farmacológicas y no farmacológicas.  En  el primer caso, existen fármacos específicos para el tratamiento sintomatológico de las demencias a través de inhibidores de la acetilcolinesterasa (Mattews et al 2000, Burt T. 2000, Feldman et al. 2001,) yelagonista del receptor de glutamato NMDA, Memantina, (Tariot et al. 2004. Reisberg et al. 2003) con resultados modestos en cuanto al objetivo de remisión de los síntomas cognitivos, no así en cuanto  a potencial  retraso  en  la evolución de la enfermedad y en la incidencia de síntomas psicológicos y conductuales (Mega et al. 1999, Cummings et al 2000, Caamaño  2003).  Para  el tratamiento de los síntomas neuropsiquiátricos, también llamados síntomas conductuales y psicológicos de la demencia (SCPD), complejo, se requiere de otros tipos de fármacos diferentes a los anteriores, de modo que se emplea una amplia gama de grupos terapéuticos que incluyen antipsicóticos, antidepresivos y ansiolíticos de diferente naturaleza (Bourin & Vercelleto 1999. Teri et al ., 2000. Veiga Fernández et al., 2000. Street et al., 2001).

 

Variadas son las propuestas de intervención no farmacológica empleando diferentes estrategias que combinanprogramasindividualesygrupalesorientados al paciente, que incluyen sistemas de potenciación mnésica, orientación a la realidad, terapia del lenguaje, animación estimulativa, o rehabilitación de actividades de la vida diaria, además de los programas dirigidos a la familia o cuidadores principales que buscan ampliar el conocimiento sobre la enfermedad y la resolución de problemas concretos y el control de emociones (Balo & González-Abraldes, 2010). Además, se  precisará un continuum en la toma de decisiones que incluirán también aspectos sociales, éticos y legales que van desde la capacidad de toma de decisiones en los momentos iniciales de la enfermedad, o cómo, en dónde y por quién quieren ser cuidados cuando la evolución de la enfermedad así lo exija, de modo que pueden dar lugar a que las personas afectadas hayan de precisar el uso de recursos comunitarios e institucionales para garantizar niveles de atención de calidad (Caamaño et al., 2007. Caamaño et al., 2017).

Caso

Mujer de 75 años. Diestra. Natural de área rural de la provincia de Lugo (Galicia). Emigrante en Suiza duante 4 años. Escolaridad: estudios elementales. Profesión: hostelería. Casada, 1 hijo varón.

Situación clínica al ingreso: institucionalizada en relación con un cuadro de demencia de más de 5  años de evolución, con componente cognitivo y conductual. La familia refiere inicio caracterizado por olvidos, amnesia para hechos recientes y trastorno de la marcha.

 

La progresión de la enfermedad incluyó Deliberaciones sobre un caso pseudopercepciones auditivas, ideación delirante, conducta hostil, agitación y actividad desorganizada, además de afasia y disartria crecientes. Difícil control sintomátológico domiciliario a pesar del tratamiento psicofarmacológico, por su rechazo a la toma.

Aportan informes clínicos de los años 2015, con un diagnóstico de enfermedad de Alzheimer en estadio moderado y en tratamiento con Donepezilo y 2016 con un diagnóstico de Demencia degenerativa – posible enfermedad con cuerpos de Lewy diseminados– además de diferentes pautas terapéuticas.

 

Metodología

Una vez institucionalizada se procedió al registro  de la información y el estudio  de los informes  clínicos  y sociales aportados por la familia de la residente. Seguidamente se puso en práctica el protocolo habitual del centro en cuanto a valoraciones del equipo transdisciplinar, médicas y de enfermería, psicológicas, de terapia ocupacional y de fisioterapia, además de social.

 

El examen clínico de inicio se complementó con las siguientes herramientas: Mini-Examen Cognitivo (MEC), Severe Mini-Mental State Examination (SMMSE), Escala de Cornell para depresión en demencias (ECDD), Inventario Neuropsiquiatrico (NPI-NH), Inventario de Agitación de Cohen- Mansfield (CMAI), Escala  de  medición  de  la  apatía en pacientes con demencia tipo Alzheimer institucionalizados (APADEM-NH),  Índice  de Barthel para valoración de las actividades de la vida diaria, Escala de Tinetti para valoración de la marcha y el equilibrio, Timed Up and Go test y la Clinical Dementia Rating (CDR) (Arriola et al., 2001).

En la valoración posterior, el estudio se implementó utilizando el Memory Impairment Screen (MIS) (Buschke et al., 1999. Dechent et al., 2013) y el Inventario de Síntomas Prefrontales Abreviado (ISP20) (Ruiz-Sánchez el al., 2015), con la intención de objetivar memoria inmediata y atención, además de sintomatología prefrontal.

Resultados

Valoración clínica al ingreso en la institución: institucionalizada desde el mes de diciembre de 2016 con un diagnóstico de demencia y en relación a dificultades de soporte domiciliario condicionadas por los síntomas cognitivos, conductuales y funcionales de la enfermedad.

 

Antecedentes Personales

 

Demencia. Distimia. Artrosis de pequeñas articulaciones. HTA. Colecistectomía. Insuficiencia Vascular Periférica que motivó flebotomía. Cirugía ocular en relación a estrabismo.

– Examen Físico: Consciente. Orientada en persona. Desorientada en tiempo y espacio. Síndrome amnésico- afaso-apraxo-agnósico. Discurso no coherente y defectual. Disartria y afasia. En el examen clínico se objetivó hiperreflexia osteotendinosa en miembros superiores e inferiores, temblor de miembros superiores, dificultades moderadas en la coordinación y marcha lenta con anteropulsión.

– Analítica hemática: protocolo de despistaje de demencias con parámetros dentro de la normalidad.

– Pruebas deneuroimagen: RMN Craneal, Mayo- 2014: “Importante atrofia cortico-subcortical y cerebelosa senil que se acompaña de escasas hiperseñales periventriculares, compatibles con  leucoaraiosis grado 1. Atrofia de hipocampo. Dilatación de espacios de Virchow-Robin a nivel subcortical, en espacios perforados, así como perimesencefálicos,  hallazgo  no necesario patológico en este grupo de edad. No se identifican otras alteraciones significativas.”

La evaluación ha mostrado resultados objetivos y observacionales y lo cierto es que  la adaptación  de  la residente a la institución ha seguido un curso oscilante, principalmente en lo que concierne al plano psicológico y su conducta asociada, motivo por el cual el seguimiento del caso se planteó muy estructurado en lo formal.

Valoración clínica tras 4 meses de institucionalización

Situación Actual: Dificultades de adaptación a la vida del centro con conductas herrantes y negativismo, agitación secundaria, heteroagnosia, conductas sexuales propositivas, tristeza y llanto, además de verbalización autolítica ocasional.

 

Examinada por la unidad de Psicogeriatría del Sevicio Galego de Saúde en relación a los síntomas conductuales y psicológicos, se ajusta el tratamiento, reduciendo Duloxetina a 30 mgs/24 horas, e incrementando Quetiapina a 75 mgs/24 horas.

 

– Examen Físico: Consciente. Orientada en persona. Desorientada en tiempo y espacio. Síndrome amnésico- afaso-apraxo-agnósico. Discurso disartrico y afásico, dislexia, no coherente y defectual. En el examen clínico se objetivó hiperreflexia osteotendinosa, temblor de miembros superiores, dificultades moderadas en la coordinación y marcha lenta con anteropulsión y lateralización izquierda.

 

Dadas las dificultades para una valoración ágil, se procedió a emplear del MIS con la intención de verificar en un breve espacio de tiempo las dificultades de memoria immediata a la vez que la atención y la fluencia verbal en una tarea muy breve pues la paciente se mostraba escasamente colaboradora. El resultado fue de 0 en recuerdo libre y 0 en recuerdo facilitado, debido a la distorsión atencional de la paciente.

Simultáneamente se empleó el Inventario de Síntomas Prefrontales Abreviado (ISP20), recogiendo la información, por observación, el médico del centro para consensuar con las opiniones del equipo técnico sobre el caso. Los resultados mostraron que de los 20 ítems que evalúa la herramienta, 11 fueron valorados como que ocurrían siempre o casi siempre (referidos a aspectos como falta de iniciativa, ausencia de capacidad de planificación y de toma de decisiones, déficit de concentración y de memoria, entre otras).

 

La ECDD mostró un resultado significativo fundamentalmente en todo lo relacionado con el humor y el ánimo, pero también en los ítems relativos a trastornos de conducta e ideacionales. Por lo que al NPI-NH respecta, las mayores puntuaciones se dieron en síntomas como disforia, ansiedad, agitación, apatía, desinhibición y conducta motora sin finalidad. La agitación general se expresó en crisis, sin embargo ítems del CMAI como la deambulación, la actividad inadecuada, y el negativismo se mostraron prevalentes.

 

Desde el constructo APADEM-NH (cuyos ítems evalúan déficit de pensamiento y de conductas autogeneradas, aplanamiento emocional-afectivo e inercia cognitiva), hemos determinado que  uno  de los síntomas de mayor reflejo en las emociones y la función de la paciente es la apatía.

Dos síntomas nos han parecido especialmente relevantes en el caso, la conducta propositiva sexual por desinhibición y su relación con la agnosia o la prosopagnosia, y la ideación autolítica verbalizada con reiteración.

 

La evolución al mes de producirse el ajuste terapéutico farmacológico se valoró en reunión de equipo transdisciplinar considerándose tórpida, y una vez escuchadas las opiniones del familiar responsable se acuerda un reajuste progresivo del tratamiento entre los meses 2 a 5 del ingreso en el centro reduciendo Quetiapina a 25 mgs cada 12 horas e incrementando Duloxetina a 60 mgs cada 24 horas, con el objetivo de optimizar aquellas áreas susceptibles de mejora, entre ellas la adaptación al entorno, las relaciones interpersonales y la participación en las actividades propuestas por el equipo  técnico.  La  impresión actual es que se ha logrado la reducción parcial de la sintomatología defectual y conductual, principalmente la actividad disruptiva y la agitación, asociadas a la mejoría emocional.

Discusión

En las demencias han de dilucidarse varios aspectos clave. En primer lugar lo relativo a diagnóstico y diagnóstico diferencial, en segundo lugar la evolución de la enfermedad en cuanto al deterioro  cognitivo,  las manifestaciones psico-conductuales y el déficit funcional, en tercer lugar, las opciones terapéuticas farmacológicas y no farmacológicas y, en cuarto lugar, la adaptación de los recursos a las necesidades de la paciente y la familia.

 

Observando detenidamente el caso, los diagnósticos previos no concordantes y el seguimiento de la evolución de los  cuatro últimos meses de cerca por  el hecho de estar institucionalizada,  nos  planteamos si en realidad el diagnóstico podría ser o no correcto (aplicando criterios DSM-V) y, a partir de un debate prudente, intentar apuntalar las hipótesis diagnósticas.

No es el objetivo principal del equipo profesional de un centro gerontológico la realización de un diagnóstico etiológico, pues lo habitual es que eso ocurra en centros especializados empleando los procedimientos al uso. Sin embargo, si parece razonable la utilización de protocolos de evaluación y seguimiento recomendados en la literatura previo a la confección de un plan de intervención individualizado que optimice la asistencia en la institucionalización (Facal et al., 2015. Caamaño et al., 2007).

 

Así, creemos que las características evolutivas de la paciente en lo cognitivo, comportamental y funcional, podrían poner en duda el cumplimiento sensu estricto Alzheimer versus Demencia con Cuerpos de Lewy, ¿por qué no Demencia Frontotemporal? Deliberaciones sobre un caso de criterios para el diagnóstico de enfermedad de Alzheimer y demencia con cuerpos de Lewy. No parece descabellado, pues, pensar en un diagnóstico de demencia frontotemporal en cualquiera de sus formas argumentado  por  tres   observaciones   importantes, la primera, la presencia de trastornos conductuales significativos en presencia de un rendimiento mnésico relativamente conservado aunque limitado porel déficit de atención y los síntomas psicológicos; la segunda, las características evolutivas de su capacidad de expresión y lenguaje y, finalmente, el declive funcional.

 

Los dos tipos de demencia en los cuales el trastorno del lenguaje se considera como un síntoma temprano son la enfermedad de Alzheimer y la demencia frontotemporal, variante semántica. Sin embargo, en la primera el síntoma principal es laanomia, manteniendo un discurso fluido y con una gramática correcta, progresando hacia la reducción en la producción de palabras y las estereotipias verbales. En la segunda se produce un deterioro de memoria semántica con un lenguaje más o menos fluido que  evoluciona  hacia  la pérdida de fluencia verbal, mostrándose un habla más forzosa y entrecortada, vacilante y con parafasias (Snowden et al., 1996). Se objetiva un empobrecimiento general del conocimiento semántico con relativa preservación de la memoria autobiográfica (Snowden et al., 2002).

 

Son escasos los estudios que comparan las características semánticas de las demencias. En uno de ellos, que comparó pacientes con diagnósticos de enfermedad de Alzheimer  y  demencia  semántica, los autores concluyeron que aunque ambos grupos presentaban un deterioro significativo de la información semántica, el grupo con diagnóstico de demencia semántica presentaba un mayor compromiso en las tareas que implican procesos de asociación semántica, afectándose no sólo la denominación y la categorización, sino también las relaciones entre los objetos reales (Rubinstein et al., 2014).

 

En el caso que presentamos, la evaluación cognitiva realizada, incluyó el MEC (Folstein et al., 1975), instrumento estructurado para la evaluación breve de funciones como orientación, memoria, concentración y cálculo, además de lenguaje y construcción. Permite discriminar síntomas incipientes de las demencias, aunque sin ser específico es de uso habitual en nuestro medio. Observamos un deterioro cognitivo  que podría calificarse de moderado en la evaluación con el MEC, aunque más específicamente, los resultados de los ítems de concentración y lenguaje mostraron peor rendimiento, lo que desde el punto de vista del déficit cognitivo podría apoyar nuestra hipótesis, entendiendo que las propias dificultades semánticas sesgarían presuntamente la evaluación rigurosa en cuanto al lenguaje.

 

Para un diagnóstico diferencial más atinado tendríamos que disponer de resultados en las pruebas de neuroimagen más recientes además de proponer una valoración de mayor especificidad que incluya fluidez verbal, definición de categorías, denominación, reconocimiento y emparejamiento, empleando los instrumentos propuestos por diferentes autores (Rubinstein et al., 2014. Peraita 2006), sin embargo la escasa colaboración de la residente limitaría el logro del objetivo diferenciador aunque una vez estabilizada si parecería razonable una evaluación mas intensiva en cuanto a trastornos de lenguaje.

 

La presencia de SCPD en las diferentes demencias está suficientemente relatada en la literatura, tanto en lo referente a la descripción y tipificación como a la epidemiología de los mismos, siendo los más frecuentes la apatía, la depresión, la actividad inadecuada y la ansiedad (Reisberg et al., 1987. Gómez et al., 1995. Cummings & Kaufer, 1996. Caamaño, 2010. Moreno & De Avellanal, 2015).

En el caso motivo de este trabajo se ha reproducido  la  amplia  gama  de  conductas  y  síntomas  típicos de las demencias y, algunos, frecuentes en la demencia   frontotemporal.   Más   concretamente  estas observaciones apoyarían investigaciones que consideran que síntomas como la apatía y la depresión están asociados a un incremento de la prescripción de psicofármacos por períodos prolongados y a déficit funcional (Cerejeira et al., 2012. Benoit et al., 2008).

 

El empleo del ISP20, aunque metodológicamente poco ortodoxo, permitió una implementación de la información sobre el caso favoreciendo la discusión y su posible correlación con los resultados obtenidos en APADEM-NH (Agüera-Ortiz et al., 2011).

Las referencias a la conducta sexual y la ideación suicida en las demencias no son muy abundantes en la literatura científica. La conducta sexual en las personas mayores está  condicionada  por  factores  biológicos, y psicosociales. Entre los  primeros,  a  la  presencia de enfermedades cardiovasculares, neurológicas, metabólicas y psiquiátricas, se asocia el consumo de fármacos. Entre los segundos, influirán la historia sexual previa, la disponibilidad  de pareja  sexual y  la privacidad.

 

Diferentes estudios muestran que el  tipo de demencia con un cambio  más significativo  en la sexualidad se corresponde con las demencias que afectan al lóbulo frontal, como la demencia frontotemporal. Las conductas sexuales inapropiadas más habituales son de tipo verbal, fabulatorio, exibicionismo, y actitudes desinhibidas en grado dispar. Se han observado diferencias en cuanto a modo de actividad sexual de manera que los pacientes con demencia tipo Alzheimer mostrarían conductas de mayor intimidad sexual mientras las demencias frontales se caracterizarían por la tendencia a una conducta desinhibida (Burns et al., 1990. De Medeiros et al., 2008. Hashmi et al., 2000).

 

Creemos que un factor que condicionaba la conducta sexual de la residente estaba en directa relación  con el hecho de presentar un prosopagnosia  de  modo  que a la falta de identificación de las facciones de su pareja se uniría la desinhibición propia de su estado por  afectación  frontotemporal.  De   todos   modos no son descartables factores psicosociales como el miedo y la angustia  que  podría  inducir  conductas de aproximación protectora (Shapira & Cummings, 1989). Como es lógico, la presencia de conductas sexuales inapropiadas supone un factor de distorsión en una institución gerontológica que afectará a residentes, familiares y personal dándose situaciones de difícil manejo por lo sensible del tema y por las implicaciones éticas que conlleva.

 

El abordaje de las conductas sexuales desinhibidas se realiza mediante tratamiento farmacológico con antidepresivos y antipsicóticos, además de programas de intervención no farmacológicos de perfil conductista en el residente, y geragógico en las familias y el personal del centro con el objetivo de adecuar las diferentes conductas al problema (Harris & Wier, 1998).

En las demencias, el estudio de ideación y praxis autolítica es complejo desde el punto de vista epidemiológico y desde el clínico. Sin embargo algunos autores apuntan toda una serie de factores  de riesgo  o predictores de suicidio en pacientes con demencia, que se resumen en sexo femenino, nivel educacional alto, profesión liberal, trastorno depresivo previo o asociado, demencia temprana, preservación del insight, diagnóstico reciente, historial de hospitalizaciones en unidades de psiquiatría y consumo de psicofármacos, siendo los métodos más empleados la intoxicación medicamentosa y las armas de fuego. Los mismos estudios consideran que la presencia de comorbilidad no incide en la frecuencia del suicidio y que la institucionalización supondría un factor de protección (Purandare et al., 2009. Seyfred et al., 2011).

 

El déficit funcional se acrecentó, creemos, por las dificultades adaptativas de la residente y sus  familia al entorno institucional, lo que no tiene un reflejo en  el estadiaje de la enfermedad medido con la CDR. Este observación se apoya en el hecho de que en la valoración no estructurada se objetiva un juicio crítico parcialmente conservado motivo por el cual hemos adoptado una actitud terapéutica prudente.

Desde la perspectiva terapéutica, las opciones empleadas en la residente se han considerado adecuadas, dado que ha estado tratada con un IACE y Memantina, fármacos específicos  para  el  control de los síntomas de las demencias. En términos farmacológicos, inhibidores  de la acetilcolinesterasa  y la memantina (agonista del receptor de glutamato NMDA) son el tratamiento de primera línea para los síntomas de demencia, pero tienen una eficacia más limitado en la demencia semántica, que no tiene una clara evidencia de disfunción del sistema (Tariot et al., 2004. Reisberg et al., 2003).

 

En elcaso de los SCPD seobserva el empleo de diferentes líneas terapéuticas, hecho habitual en casos similares dado que la conducta presenta manifestaciones evoluctivamente heterogéneas durante  el  proceso.  De  esta  forma,  nuestro  caso  podría  considerarse  el paradigma de las actuaciones farmacológicas en pacientes con demencia condicionadas por factores objetivos como el deterioro cognitivo cuantificable y por factores menos objetivos como la interpretación de los SCPD, el relato de la familia sobre el curso evolutivo de la enfermedad, o la disponibilidad de recursos económicos, infrestructurales y de optimización de espacios que garanticen la adecuada atención del caso.

 

En este sentido son varios los autores que apuntan una cierta falta de consenso en el aboraje farmacológico de los SCPD en cualquier tipo de demencia, de modo que la heterodoxia terapéutica, cuando no la anarquía, parece la norma (Ballard & Howard, 2006. Nygaard  et al., 2004. Schneider et al., 2006). No cabe duda, pues, de que el tratamiento de estos pacientes debe centrarse principalmente en el control de los síntomas conductuales y psicológicos y la construcción de una red de apoyo médico, psicológico y social.

Desde el punto de vista no farmacológico, las estrategias de primera línea se consideran las intervenciones cognitivas de diferente naturaleza, estimulación sensorial, técnicas de control de comportamiento adaptadas a las características de la persona, la potenciación de las actividades de la vida diaria y el ejercicio físico. Es importante ser consciente de los factores externos potencialmente perturbadores tales como sub o sobreestimulación, el ruido, dolor, u otros estímulos ambientales (Fernández-Calvo et al., 2010. Millán-Calentí et al., 2016).

 

En el caso de la paciente, cremos que la escasa participación (debido a su conducta apática) en las actividades de implementación cognitiva que se le presentaron incide de manera relevante en la evolución, condicionado por el bajo rendimiento en tareas verbales y en actividades que precisen atención, aparte, obviamente de la conducta abigarrada. Igualmente relevante es proporcionar al paciente y el cuidador (familiar o profesional) toda la información necesaria sobre las características de la enfermedad, fuentes de apoyo y estrategias para afrontar o prevenir cambios conductuales y psicológicos. El ambiente en el que vive el paciente, debe ser modificado con el fin de adaptar a sus necesidades. Esta realidad implica cambios en los que los distintos grupos de interés han de centrarse en la mejora de la calidad de vida de las personas con demencia.

 

La progresión del deterioro global y sus efectos en la estructura familiar condicionó la decisión del empleo de un recurso protésico como es un centro gerontológico tras aproximadamente 5 años de evolución, hecho derivado fundamentalmente de la presencia continuada de síntomas conductuales de severidad manifiesta y del progresivo deterioro funcional. En este sentido cabe señalar que los recursos de atención a las demencias plantean tres objetivos: retrasar la progresión de los síntomas cognitivos, controlar o estabilizar las manifestaciones neuropsiquiátricas y mantaner las capacidades funcionales, esto puede lograrse en centros de perfil comunitario como las clínicas de memoria o los centros de estancia diurna en fases precoces de la enfermedad, sin embargo, cuando la enfermedad progresa y el soporte sociofamiliar decae, la seguridad en los correctos cuidados puede lograrse con medidas como la  institucionalización.  Es evidente que no siempre es sencilla una decisión como supone el ingreso de un ser querido en un centro gerontológico, ahí influyen factores como la estructura familiar, aspectos sociolegales, y por supuesto, el estado de la persona objeto  de  institucionalización. La participación de los diferentes grupos de interés contribuirá a la deliberación sobre esta situación (Maside et al., 2011. Caamaño et al., 2007).

Conclusiones

¥ Se objetivan dificultades para el diagnóstico clínico preciso empleando los criterios actuales para la diferenciación de las demencias, especialmente en el caso de la demencia frontotemporal.

¥ De ser cierta nuestra hipótesis, la demencia frontotemporal, podría ser un subgrupo infravalorado epidemiológicamente.

¥ El caso que presentamos abunda en la discusión del paradigma cognitivo de las demencias frente a las manifestaciones psicológicas y conductuales en el sentido en el cual decisiones fundamentales para el sujeto parecen estar condicionadas por la evolución conductual y funcional, más que por la disfunción cognitiva.

¥ El abordaje terapéutico de las demencias, especialmente en aquellos casos con un componente conductual predominante, sugiere la configuración de nuevos planes de

atención individualizada de tipo transversal que incluyan fármacos y programas terapéuticos

y de adaptación de espacios contando con la intervención de los diferentes grupos de interés.

¥ El empleo de recursos muy protésicos está en directa relación con la presencia de síntomas conductuales evolutivos, de difícil control, y con el desarrollo de estrategias de atención en las que el binomio paciente-familia constituyan el centro del modelo con el objetivo de minimizar todo tipo de disfunciones a la par que humanizar la atención.

El artículo en versión digital, en su formato original en la revista Neurama, clicando aquí
Read more

Vázquez Vázquez nas xornadas de Outes: ‘É Galicia un país para vellos?’

(Izq. a derecha): Miguel Angel Vázquez Vázquez, presidente de la SGXX y José María Dios Diz, organizador de las jornadas y médico titular del centro de salud de Outes.

(Víctor Sariego, 21/12/2017).- La SGXX, a través de su presidente, Miguel Ángel Vázquez Vázquez, participó el pasado 14 de diciembre en las XII Xornadas de Información Socio Sanitaria de Outes. En concreto, Vázquez impartió la conferencia ‘É Galicia país para vellos?’ en el Centro de Saúde de la misma localidad, con la celebración de un posterior coloquio con el público asistente.

Se puede ver el video completo de la conferencia en este enlace.

El médico especialista de Atención Primaria José Dios Diz, que actualmente ejerce en el municipio de Outes (A Coruña) es el organizador de estas XII Xornadas de Información Socio Sanitaria que se celebran desde octubre de 2017 hasta mayo de 2018 en el mencionado centro de salud. Una iniciativa que cuenta en esta edición con la colaboración del Concello de Outes, el Centro Social y el Centro de Saúde de la misma localidad, así como de la Asociación de Discapacitados da Bisbarra de Muros (Adisbismur), la Asociación Cultural Terra de Outes y la Xerencia de Xestión Integrada de Santiago.

Las jornadas consisten basicamente en la celebración de una conferencia y posterior coloquio, todos los últimos jueves de cada mes, hasta el 31 de mayo del año que viene.

Programa y participantes

En la jornada destacan varios temas: buen uso de medicamentos e información actualizada sobre ellos como el Sintrom; los dolores articulares y pormenores de la artrosis; el envejecimiento activo; las alternativas de salud en la vejez; prevención y atención en el daño cerebral adquirido; la exposición al gas radón como factor del cáncer de pulmón; el tabaco y sus consecuencias o la población gallega como paradigma de longevidad.

Entre las personas expertas que participan, se encuentran, el enfermero del Centro de Salud de Bertamiráns, Ubaldo Fernández; el jefe del servicio de Traumatología del Complexo Hospitalario Universitario de Santiago de Compostela (CHUS), José Ramón Caeiro; el presidente de la Sociedade Galega de Xerontoloxía e Xeriatría (SGXX), Miguel Ángel Vázquez; la bióloga y profesora de biología y geología, María Paz González López; la psicóloga y neuropsicóloga, directora de la Asociación Sareta, Rocío García Calvo; el profesor titular de Medicina Preventiva y Salud Pública, director del Laboratorio Radón de Galicia, Juan Miguel Barros Dios y el propio organizador de las jornadas, José María Dios Diz.

La clausura de las jornadas, el 31 de mayo, correrá a cargo del presidente de la Real Academia de Medicina “Ad Honorem” de la USC, José Carro Otero.

Se puede consultar el programa en este enlace.

Jornadas con gran arraigo

Como explica Dios Diz, la Atención Primaria “es la puerta de entrada al Sistema Sanitario Público, de las personas que precisan asistencia, sea por motivos clínicos, burocráticos o de tipo social. El tiempo del que se dispone para atender a las personas que acuden al servicio es muy limitado” asegura, por eso, añade, “los médicos y médicas reivindicamos, como mínimo, una asistencia de diez minutos por persona, pero debido a los recortes tan brutales por parte del Partido Popular, y a la no sustitución de los y las profesionales sanitarios, no disponemos del tiempo que querríamos, para atender con buena praxis a los pacientes. En mi experiencia de 31 años de asistencia, comprobé que sí somos capaces de explicar a la gente la ‘patología’ que presenta cada persona, ella misma será consciente de su enfermedad y entenderá qué le pasa”.

Por eso, subraya, “sí no somos capaces de hacerlo así, las personas pasan a ser ‘frecuentadoras’ del sistema sanitario, casi siempre. por los mismos motivos”. En ese sentido, explica Dios Diz, “el objetivo de las jornadas ha sido siempre explicar, por parte de un/ha especialista en el tema, las enfermedades más frecuentes y con el tiempo suficiente para que la gente pudera entender la patología de la que hablamos, y además, hacer las preguntas que habían considerado oportunas e intentar resolver las dudas, por parte de cada ponente”.

“La asistencia a las conferencias es lo que nos motiva para seguir haciéndolas” insiste su organizador: “no en vano por Outes, pasaron ya 88 ponentes en unas jornadas que pueden realizarse y van a seguir realizándose, gracias a la colaboración desinteresada de sus participantes y de las diferentes entidades. Son unas jornadas no subvencionadas por nada ni por nadie, sólo cuentan con la dedicación de unos/has profesionales que pretendemos acercar la información sociosanitaria a la población”.

Read more

“El maltrato a las personas mayores es difícil de detectar, se ven como un estorbo”

(Víctor Sariego, 18/12/2017).- Nuestra compañera vocal de la sección Social, Isabel Redondo Zambrano cuenta en el Faro de Vigo, cómo el maltrato en las personas mayores es “como se da en el ámbito familiar, queda todo en casa, y es complicado de detectar”. Redondo Zambrano explica además los tipos de maltrato en mayores que se suelen producir, cuáles son los protocolos y cómo actuar ante ellos.

Entrevista completa aquí.

Read more

A SGXX participa no ‘Foro da Soidade’ de A Coruña

(Víctor Sariego, 13/12/2017).- “Derrubar o estigma da soidade e a imaxe negativa co a que se vincula ás persoas maiores e que se converten en estereotipos negativos, é dicir, unha clara discriminación pola idade ou idadismo” foi unha das propostas amosadas polo presidente da SGXX, Miguel Ángel Vázquez Vázquez no ‘Foro da Soidade’, unha actividade promovida polo proxecto ‘Soidade’, organizado polo ‘Co Lab’ (ou laboratorio cidadán de A Coruña) e o Concello de A Coruña.

Segundo matizou Vázquez neste encontro, “no último ano, a soidade entre as persoas maiores medrou un 4 por cento” que non é superior ao índice de soidade doutros grupos de poboación, pero, advertiu, “o que resulta unha verdadera situación explosiva é a combinación de o sentimento de soidade e a falta de atención á vellez”. Porque, como recordou, unha vez máis, o envellecemento non é malo por se, senon a súa falta de atención e abordaxe. “É malo ser vello?” se preguntou para insistir en que, a devandita imaxe negativa da vellez, que ainda prevalece en moitos ámbitos sociais, fae que o “maior reto ante as persoas maiores é velas e percibilas ben”.

A Comunidade máis envellecida do Estado

O presidente da SGXX subliñou que Galicia, á par de Castilla y León é a Comunidade Autónoma máis envellecida de España na que dos 2.720.700 habitantes, 661.296 maiores de 65 anos, é dicir, o 24,3 por cento, o máis alto de todo o Estado na que a media é do 18,7 por cento. E con áreas xeográficas de Lugo e Ourense nas a porcentaxe supera o 32 por cento, por enriba de zonas semellantes de Xapón, o máis envellecido do mundo.

“Existen estereotipos negativos, xeneralidades, idadismos en definitiva que extenden a imaxe de que as persoas maiores son febles, enfermos, pobres, tristes… que converte o risco de exclusión social da xente maior nunha realidade” e que, actualmente, advertiu, “é do 15 por cento”.

En concreto, Vázquez indicou que, preto do 20 por cento dos maiores españois viven sós: tres de cada dez mulleres e un de cada dez homes.

Ante este situación: “calidade de vida, envellecemento activo e positivo, labor xeriátrica, xerontoloxíca e prevención” foi a recomendación deste experto.

Un foro cidadán e institucional

O alcalde da Coruña, Xulio Ferreiro, acompañado pola concelleira de Participación e Innovación Democrática, Claudia Delso, asistiu a este ‘Foro da Soidade’, un encontro aberto á veciñanza, celebrado no centro Ágora, no que se abordou a situación e posibilidades de cambio das persoas que viven soas na cidade. A xornada, impulsada polo proxecto Soidade, unha das iniciativas que se está a desenvolver no marco do Laboratorio Cidadán da Coruña, o Co-Lab, contou coa participación de máis de 30 persoas, entre as que se atoparon expertas do ámbito da Xerontoloxía e Xeriatría así como doutros espazos que abordan a problemática dos colectivos afectados pola soidade, como as persoas paradas de longa duración, migrantes ou con diversidade funcional, sensorial ou cognitivas.

O Foro tiña como obxectivo, tal e como lembrou o alcalde, afondar na problemática da soidade “e deseñar posibles accións para o futuro desde a participación cidadá”. “O Concello da Coruña goberna coa xente. Temos en marcha numerosos procesos e programas participativos, pero para avanzar na innovación social e democrática, puxemos en marcha este Laboratorio, para estreitar os lazos entre o goberno e a veciñanza, e transformar en común a nosa cidade. Para camiñar cara a unha sociedade máis igualitaria, cara a unha Coruña máis xusta”, dixo o rexedor. Durante a súa intervención, Ferreiro deu conta dalgunhas das medidas impulsadas nos últimos dous anos polo goberno local co obxectivo de abordar a soidade no caso da poboación de idade máis avanzada, así como de favorecer a inclusión social noutros sectores da cidadanía.

Durante o Foro da Soidade estableceuse un sistema de traballo dinámico e colaborativo para abordar, de xeito conxunto, “unha problemática que afecta cada vez a maiores porcentaxes da poboación, e que se está a converter nun dos principias motivos de preocupación na sociedade europea”, sinalou Claudia Delso. Para iso, puxéronse en común todas as ideas e iniciativas traballadas nos meses de funcionamento do proxecto Soidade, establecendo así “un mapeo de propostas“, expuxo a edil, “relacionadas cos retos identificados nos Encontros da Soidade”, as xuntanzas que se realizaron nos últimos dous meses en diversos centros cívicos da cidade. “Estes encontros participativos foron espazos de reflexión colectiva nos que, a través de metodoloxías creativas, se exploraron retos e novas ideas en torno ás circunstancias das persoas maiores que pasan a maior parte do seu tempo soas”, lembrou a responsable municipal, quen destacou que o proceso contou coa intervención de profesionais dos servizos sociais públicos e de entidades privadas, “así como de “cidadanía sensibilizada coa problemática ou persoas maiores usuarias de distintos centros e servizos socioculturais da cidade”.

Durante a xornada da mañá, o grupo –no que participaron representantes de Ecos do Sur, Cruz Vermella, Sociedade Galega de Xeriatría e Xerontoloxía (SGXX) e a Casa das Mulleres de Compostela— chegou a diversas conclusións respecto á situación de soidade na cidade “como a importante actividade xerada polo colectivo de persoas de idade avanzada na cidade, un sector que cada vez ten un peso máis grande a nivel demográfico, e que asume tarefas de coidados ao interior das súas familias e comunidades”, destacou Delso, “ou que determinados sectores sociais vexan agravada a súa soidade por outros factores, como poden ser as mulleres coidadoras, que contan con poucos recursos económicos e que non teñen tempos e espazos de lecer e relacionarse, ou persoas migrantes que non están de todo incorporadas a unha comunidade concreta”. En canto as propostas e solucións para abordar a problemática, o grupo apuntou á necesidade de dotar de máis medios, recursos e coordinación ao traballo entre os diferentes axentes sociais, públicos e privados que desenvolven o seu labor neste eido, así como repensar o modelo de intervención, mudando o asistencialismo por propostas participativas, incorporando ferramentas online ou promovendo a xestión comunitaria de espazos públicos para a organización de actividades. “O Foro da Soidade foi, precisamente, un espazo para fortalecer os contactos entre os diversos axentes sociais, e incorporar tamén á veciñanza sensibilizada con esta situación”, afirmou a titular da área de Participación e Innovación Democrática.

Read more

XII Xornadas de Información Socio Sanitaria de Outes

Conferencia del jefe de Traumatoloxía del CHUS, José Ramón Caeiro Rey sobre artrosis el 30 de noviembre . Foto de la Asociación Cultural Terra de Outes.

(De izquierda a derecha): el enfermero del Centro de Saúde de Bertamiráns, Ubaldo Fernández, en la conferencia inaugural y el organizador de las jornadas, José M. Dios Diz.

Ubaldo Fernández (a la izquierda) recibe el obsequio recuerdo de su participación en las XII Xornadas de mano de José María Dios Diz.

(Víctor Sariego, 10/12/2017).-  La SGXX, a través de su presidente, Miguel Ángel Vázquez Vázquez, participa el próximo 14 de diciembre en las XII Xornadas de Información Socio Sanitaria de Outes. En concreto, Vázquez impartirá la conferencia ‘É Galicia país para vellos?’ a las 18.30 horas en el Centro de Saúde de la misma localidad, con la celebración de un posterior coloquio en el que puede participar el público asistente.

El médico especialista de Atención Primaria José Dios Diz, que actualmente ejerce en el municipio de Outes (A Coruña) es el organizador de estas XII Xornadas de Información Socio Sanitaria que se celebran desde octubre de 2017 hasta mayo de 2018 en el mencionado centro de salud. Una iniciativa que cuenta en esta edición con la colaboración del Concello de Outes, el Centro Social y el Centro de Saúde de la misma localidad, así como de la Asociación de Discapacitados da Bisbarra de Muros (Adisbismur), la Asociación Cultural Terra de Outes y la Xerencia de Xestión Integrada de Santiago.

Las jornadas consisten basicamente en la celebración de una conferencia y posterior coloquio, todos los últimos jueves de cada mes, hasta el 31 de mayo del año que viene, convocadas a las 18.30 horas en el Centro Social de Outes.

Programa y participantes

En la jornada destacan varios temas: buen uso de medicamentos e información actualizada sobre ellos como el Sintrom; los dolores articulares y pormenores de la artrosis; el envejecimiento activo; las alternativas de salud en la vejez; prevención y atención en el daño cerebral adquirido; la exposición al gas radón como factor del cáncer de pulmón; el tabaco y sus consecuencias o la población gallega como paradigma de longevidad.

Entre las personas expertas que participan, se encuentran, el enfermero del Centro de Salud de Bertamiráns, Ubaldo Fernández; el jefe del servicio de Traumatología del Complexo Hospitalario Universitario de Santiago de Compostela (CHUS), José Ramón Caeiro; el presidente de la Sociedade Galega de Xerontoloxía e Xeriatría (SGXX), Miguel Ángel Vázquez; la bióloga y profesora de biología y geología, María Paz González López; la psicóloga y neuropsicóloga, directora de la Asociación Sareta, Rocío García Calvo; el profesor titular de Medicina Preventiva y Salud Pública, director del Laboratorio Radón de Galicia, Juan Miguel Barros Dios y el propio organizador de las jornadas, José María Dios Diz.

La clausura de las jornadas, el 31 de mayo, correrá a cargo del presidente de la Real Academia de Medicina “Ad Honorem” de la USC, José Carro Otero.

Se puede consultar el programa en este enlace.

Vicente Abelleira, de la Asociación Cultural Terra de Outes, publica habitualmente estas conferencias en el facebook de dicha entidad. En este enlace se puede ver la del 30 de noviembre del jefe de Traumoloxía del CHUS, José Ramón Caeiro, sobre artrosis.

Jornadas con gran arraigo

Como explica Dios Diz, la Atención Primaria “es la puerta de entrada al Sistema Sanitario Público, de las personas que precisan asistencia, sea por motivos clínicos, burocráticos o de tipo social. El tiempo del que se dispone para atender a las personas que acuden al servicio es muy limitado” asegura, por eso, añade, “los médicos y médicas reivindicamos, como mínimo, una asistencia de diez minutos por persona, pero debido a los recortes tan brutales por parte del Partido Popular, y a la no sustitución de los y las profesionales sanitarios, no disponemos del tiempo que querríamos, para atender con buena praxis a los pacientes. En mi experiencia de 31 años de asistencia, comprobé que sí somos capaces de explicar a la gente la ‘patología’ que presenta cada persona, ella misma será consciente de su enfermedad y entenderá qué le pasa”.

Por eso, subraya, “sí no somos capaces de hacerlo así, las personas pasan a ser ‘frecuentadoras’ del sistema sanitario, casi siempre. por los mismos motivos”. En ese sentido, explica Dios Diz, “el objetivo de las jornadas ha sido siempre explicar, por parte de un/ha especialista en el tema, las enfermedades más frecuentes y con el tiempo suficiente para que la gente pudera entender la patología de la que hablamos, y además, hacer las preguntas que habían considerado oportunas e intentar resolver las dudas, por parte de cada ponente”.

“La asistencia a las conferencias es lo que nos motiva para seguir haciéndolas” insiste su organizador: “no en vano por Outes, pasaron ya 88 ponentes en unas jornadas que pueden realizarse y van a seguir realizándose, gracias a la colaboración desinteresada de sus participantes y de las diferentes entidades. Son unas jornadas no subvencionadas por nada ni por nadie, sólo cuentan con la dedicación de unos/has profesionales que pretendemos acercar la información sociosanitaria a la población”.

Read more

“Pasar de la atención a ‘dependientes o enfermos’ a la atención a personas”

El curso de AICP de la SGXX tuvo un gran éxito de participación

Los colectivos profesionales que demandan formación en AICP pertenecen en su mayoría al ámbito sociosanitario

Este curso tiene parte teórica y práctica, con un trabajo individual y colectivo posterior

La atención a personas con dependencia fue el objetivo principal del curso de AICP

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

(Víctor Sariego, 26/11/2017).- Después del gran éxito logrado en abril pasado con una primera edición, la Sociedade Galega de Xerontoloxía e Xeriatría (SGXX) celebró este fin de semana en el Colegio de Médicos de Santiago de Compostela la ‘II Edición del Curso de Formación Especializada Sociosanitaria para la implementación del Modelo de Atención Integral Centrada en la Persona (AICP)’. Una asistencia, la AICP, destinada a personas mayores dependientes y no dependientes, que busca satisfacer todas sus necesidades vitales y mejorar su calidad de vida, contando en todo momento con su participación plena, sus valores y su visión de cómo debe ser la vida que viven.

Al igual que ocurrió con la primera edición, el curso de la SGXX ha tenido una gran acogida e interés al completarse las 45 plazas que ofertaba, y quedar en reserva otras tantas, con las que la entidad se plantea incluso una tercera edición, dada su alta demanda.

   Lourdes Bermejo doctora en ciencias de la Educación, gerontóloga social y experta en Intervención Social Integral, fue la encargada de impartir este curso de AICP. Atención que define como “un nuevo modelo que contribuye a la mejora del sector, no sólo en cuanto a la calidad de la asistencia, sino porque además logra que las personas mayores sean tenidas más en cuenta desde los equipos profesionales”.

Objetivos de la AICP

Precisamente, una de las principales finalidades de la AICP es transformar la manera de trabajar y relacionarse con las personas usuarias, para lograr que resulten atendidas de la mejor manera posible y, a la vez, que tengan la posibilidad de seguir siendo personas adultas, valiosas y reconocidas, conscientes de una mayor calidad de vida en esta etapa vital, aún a pesar del estado de salud o la necesidad de atención.

Para lograr la implantación de la AICP, especifica, hay que incidir en todos los ámbitos de la atención: espacios, relaciones, entorno, trato, modo de vida… Por ejemplo, que las residencias e instituciones, sus espacios y las relaciones que generan entre profesionales y personas usuarias, “sean más agradables y amables para las personas en situación de fragilidad, dependencia o discapacidad”. Desarrollar un entorno “lo más parecido a lo que era su hogar” y que el trato recibido sea “más personalizado e individual”.

Como añade Bermejo, la AICP es todo esto y mucho más: es también “una forma de relacionarse, a todos los niveles, con la persona a quien prestas apoyos o cuidados y que implica no solo a los profesionales de la atención socio sanitaria, sino a los institución en su conjunto” pues, aclara, “necesitamos considerar la visón individual de cada persona, sus valores, su historia, sus decisiones, sobre cómo quiere vivir su vida”.

Capacidad para tomar decisiones

Esto implica que profesionales e instituciones que atienden a las personas mayores potencien en ellas su capacidad de valerse por sí mismas y de tomar decisiones, es decir, su independencia y su autonomía, su necesidad de mantener tanto como sea posible el control de su vida, “lo que sabemos mejora su bienestar subjetivo, su autoestima y su calidad de vida”.

Y es que, indica esta experta, el modelo tradicional, “prioriza la calidad asistencial, en función del control y de la seguridad, homogeneizando el trato y la oferta de actividades y de oportunidades para las personas, diseñando siempre desde el punto de vista del profesional y de la organización”. En ese sentido, subraya, “el modelo tradicional no tiene en cuenta la opinión de la persona ni la considera importante”. “Pero ahora sabemos”, añade, que “es necesario evolucionar hacia una manera de trabajar donde se dé voz a la persona para escucharla y, junto con nuestra opinión profesional, llegar a un consenso con ella”.

Bermejo considera que “la AICP establece los vínculos necesarios para que cada persona mayor pueda cumplir con esa vida que desea vivir, de la forma más parecida a como ha sido hasta ahora”. Es lo que define como “normalizar la vejez”. Aunque muchos profesionales e instituciones “ya poníamos en práctica algunos de estos aspectos, era mas como iniciativa personal, siempre que nos era posible, lo hacíamos, como un plus de calidad en la atención” aunque esto no era “ni lo habitual ni lo oficial” se hacía “por nuestra cuenta, no como lo que la entidad nos requería y buscaba” y, sin embargo, ahora esta manera diferente de trabajar, de concebir la atención “es el foco esencial de la AICP” lo que la diferencia claramente con el modelo tradicional, sobre todo, por que “convierte lo que antes era casi accesorio e informal en nuestra meta y razón de ser profesional”.

Un revolucionario modelo cuya mayor novedad, subraya, radica en la sustitución de atenciones. “De la atención centrada en el servicio se pasa a una atención centrada en la propia persona, con multitud de cambios que conlleva a todos los niveles: profesionales, de organización, para la empresa, la persona usuaria e incluso para las familias”. Y, también en el modo de considerar a la persona y la atención en sí misma pues, con la AICP se pasa de un modelo de atención para “dependientes” o “enfermos” a una atención para las personas.

No en vano, una de las principales herramientas de la AICP es la ‘Historia de Vida’: Con ella, el personal del centro tiene en cuenta el pasado, la experiencia, la vida vivida, los gustos, necesidades, deseos y anhelos anteriores, presentes y futuros de cada persona, para proponer -y nunca imponer- el modo de vida que mejor pueda adaptarse a esta historia de vida que, a partir de su elaboración, será el guión de referencia en esta etapa.

En ese sentido, existen multitud de profesionales y entidades que están acometiendo el cambio hacia la AICP. Incluso “con muy buena voluntad” advierte, pero en muchas ocasiones sin los conocimientos teóricos ni metodológicos que les permitan lograr los mejores resultados … y, como señala, “hemos de pensar que en este sector de la atención a las personas que debe buscar optimizar los recursos humanos para que podamos emplearnos en lograr que las personas no sólo estén bien atendidas, sino que estén lo más felices posible”.

Un modelo de futuro ya en marcha

Bermejo no alberga ninguna duda sobre la prevalencia de la AICP: “es el modelo del futuro, aún en proceso de implantación en España, pero con un recorrido y trayectoria en otros países, ya de varias décadas”. La idea de dar respuesta a cada persona en los servicios es una idea que va avanzando en todos los sistemas, el sanitario -con la atención centrada en el paciente- y el educativo -que contempla cada vez más la diversidad y las características y necesidades de cada alumno- todo ello en coherencia a un desarrollo social y cultural que busca que cada persona logre su máximo desarrollo y en un marco de convivencia basado en los derechos ciudadanos para todas las personas.

Este modelo, dice, “no es algo que copiemos de otros países sino un modo de mirar y dar soluciones desde nuestra cultura y sociedad, en constante evolución y mejora”, pues, asegura, “no es un sistema cerrado, se enriquece y avanza con el debate, las propuestas en común, el análisis constante de los agentes implicados”.

Otra garantía de la prevalencia de la AICP es que respeta los derechos de las personas: “los derechos son para todos y para toda la vida. Nadie debe perderlos cuando accede a la prestación de un servicio. La sociedad tendría que seguir garantizándoselos”. Si una persona tiene derecho a decidir, por ejemplo, tiene que seguir teniendo este derecho a la hora de recibir apoyos para su vida diaria. No hacerlo sería una discriminación por razones de edad o de situación física.

Es el modelo que va a ir avanzando, prosigue, “por que la sociedad no va a retroceder en derechos y la AICP se está convirtiendo en un modelo que garantiza que los ciudadanos puedan seguir disfrutando de ellos a medida que envejecen o llegan a una situación de fragilidad”. Otra cosa es “cómo avanzar en su aplicación, como actualizarla o implementarla, pero este modelo está aquí para quedarse, no hay vuelta atrás. Es un camino sin retorno, en positivo” insiste.

No en vano, concluye, “en la práctica la AICP es sólo un término. Lo importante es su esencia: los valores y filosofía que implica. Se trata en realidad de un modelo de respeto a la persona y de favorecer su calidad de vida y bienestar integral”.

Read more

Comienza la II Edición del curso de AICP de la SGXX

Uno de los momentos del curso en la edición anterior.

Carlos Dosil, director del equipo organizador.

Miguel Ángel Vázquez Vázquez, presidente de la SGXX.

Lourdes Bermejo, ponente del curso.

(Víctor Sariego, 23/11/2017).- Después del gran éxito obtenido en abril pasado con una primera edición, la Sociedad Gallega de Gerontología y Geriatría ( SGXX) organiza -para el 24 y 25 de noviembre en Santiago de Compostela- el ‘II Curso de Formación Especializada Sociosanitaria para la implementación del Modelo de Atención Integral Centrada en la Persona ( AICP) desde el modelo tradicional’.

“Un nuevo tipo de atención sociosanitaria, basada a su vez en nuevos modelos de atención integral centrada en la persona, alternativos a los modelos tradicionales” y, en esta ocasión en concreto, “referidos a personas dependientes en centros residenciales”. Así lo explica el responsable de organización del curso, Carlos Dosil, doctor en psicología, psicogerontólogo, director de residencia y vocal de psicogerontología de la SGXX que matiza que la jornada “cuenta con una ponente de excepción”, la doctora en Ciencias de la Educación, gerontóloga social, experta en Invervención Social Integral y educadora social habilitada, Lourdes Bermejo y con la intervención añadida del presidente de la SGXX, geriatra y gerontólogo, Miguel Ángel Vázquez Vázquez.

Finalidad

Entre los objetivos del curso, indica, está “saber cómo mejorar la vida de las personas mayores dependientes a través de la AICP” cuya mayor novedad, subraya, radica en la sustitución de atenciones. “De la atención centrada en el servicio se pasa a una atención centrada en la propia persona, con multitud de cambios que conlleva a todos los niveles: profesionales, de organización, para la empresa, la persona usuaria e incluso para las familias”.

Toda una revolución en el concepto del cuidado y la atención de las personas mayores en residencias que se traduce, por ejemplo, en la estética y la concepción del espacio; la disposición de elementos; la arquitectura del edificio residencial; su propia ubicación respecto al resto de la localidad donde se asienta; el trabajo diario del equipo de atención; la implementación de servicios como entrenamiento cognitivo; la intención de conseguir un entorno hogareño; integrar el diseño y los deseos personales; favorecer que el espacio y el tiempo estén a disposición de lo que dictamine la persona y no al revés; instaurar relaciones personales y profesionales no jeraquizadas, sino horizontales, hasta en el más mínimo detalle, como la ausencia de uniformes; poner a disposición de la persona usuaria todas las herramientas para que pueda trabajar sus capacidades físicas y cognitivas, pero sin horarios ni actividades obligatorios o cerradas; hacer partícipes a las familias…

Promover, en definitiva que el centro residencial sea para la personas usuaria, como su hogar, además concebido y diseñado por ella misma.

Pero, sobre todo y como elemento más importante: garantizar los derechos de las personas residentes y que estas sean el centro de la actividad. Todo ello requiere un gran compromiso de la dirección del centro y su personal; del equipo organizador de los servicios y actividades; la exigencia de romper estereotipos y conocer muy profundamente a cada residente que, se trata de forma individual, para que sea cada hombre y mujer quien tome sus decisiones en todos los ámbitos de su nueva vida en la residencia.

‘Historia de Vida’

No en vano, la AICP utiliza, entre otros, un nuevo concepto: la ‘Historia de Vida’. Una por cada persona usuaria. Con ella, el personal del centro tiene en cuenta el pasado, la experiencia, la vida vivida, los gustos, necesidades, deseos y anhelos anteriores, presentes y futuros de cada persona, para proponer -y nunca imponer- el modo de vida que mejor pueda adaptarse a esta historia de vida que, a partir de su elaboración, será el guión de referencia en esta etapa.

La primera edición del curso de AICP de la SGXX logró un gran éxito de participación y seguimiento. Lo mismo ha ocurrido ya con esta segunda edición cuyas plazas se completaron a los pocos días de ofertarse, quedando incluso personas en lista de espera.

Con esta nueva edición, el curso pretende facilitar que universitarios y profesionales obtengan los conocimientos y habilidades precisas para diseñar, intervenir, gestionar o investigar en programas nuevos, bajo el enfoque de la AICP. Esto en relación a los recursos dirigidos a la persona en situación de dependencia y discapacidad, o que estén afectados por enfermedades crónicas que requieran cuidados de larga duración.

Estructura

“Su metodología es variada y participativa”, señala Dosil, “con exposiciones teóricas y prácticas, reflexiones, debates y trabajo individual y en grupos. Aprendizaje significativo y aplicable a la realidad de los participantes y un trabajo de investigación y aplicación de la formación recibida posterior”.

El curso de AICP está destinado a profesionales de atención gerontológica; directores de Centros de Día y de Centros Residenciales; directores y Coordinadores de Programas de Ayuda en el Hogar; profesionales de la Atención Primaria (Ayuntamientos y SERGAS) de la Administración Autonómica y de la Administración Local; profesionales de los centros sociosanitarios de mayores, residenciales o de día; alumnos de las Universidades de Galicia y otras entidades relacionadas con el sector de apoyo y atención las personas mayores.

Puedes conocer el programa y más pormenores en este enlace.

En vista de la gran demanda que ha tenido, la SGXX se plantea realizar una tercera edición. En todo caso, para más información o conocer la decisión sobre otra convocatoria, lo mejor es subscribirse a la news letter de la SGXX en su propia página web, en este enlace.

Read more

I Seminario de Alzheimer en Brasilia

(Víctor Sariego, 8/11/2017).- El presidente de la SGXX, Miguel Ángel Vázquez Vázquez participa el 10 de noviembre en el I Seminario de Alzheimer de la Associaçao Brasileira de Alzheimer (ABRAz) que se celebra en Brasilia, entre el 9 y el 11 de este mes.

Vázquez interviene en la mesa redonda ‘Innovación para las personas con demencia. Vivir bien en casa’ en la que compartirá debate con Eulalia Cucurella de la Fundación Catalana de Alzheimer y Maria Leitão Bessa, secretaria de Tecnología e Innovaçao Estratégica del Ministerio da Saúde y miembro de la federación nacional de ABRAz.

Más información y programa en este enlace

 

Read more