Facebook
Twitter
Suscríbete

Tag Archives: Traballo Social

Curso de Atención Integral Centrada en la Persona (AICP): nueva vejez, nuevo modelo de atención

(Víctor Sariego, 29/3/2017).-  El próximo 28 y 29 de abril en Santiago de Compostela, la Sociedade Galega de Xerontoloxía e Xeriatría (SGXX) imparte el Curso de Formación Especializada Sociosanitaria para la Implementación del Modelo de Atención Integral Centrada en la Persona (AICP) desde el Modelo Tradicional.

Cuenta con la solicitud de acreditación de la Consellería de Sanidade de la Xunta de Galicia, la Colaboración de la Universidade de Santiago de Compostela y la Universidade de Vigo, de la Comisión Permanente de Avaliación Académica da SGXX y del Colexio Oficial de Médicos de Santiago de Compostela.

Un curso imprescindible para estudiantes y profesionales del ámbito socio sanitario que imparte Lourdes Bermejo, licenciada en Ciencias de la Educación, diplomada en Gerontología Social, experta en Intervención Social Integral y educadora social habilitada. El curso está dirigido por Carlos Dosil, doctor en psicología y vocal de psicogerontología de la SGXX y en él participan diferentes expertos de la entidad.

Su metodología es variada y participativa, con exposiciones teórico prácticas, reflexiones, debates y trabajo individual y en grupos, con un aprendizaje significativo y aplicable a la realidad de los participantes.

(Puedes inscribirte aquí directamente haciendo clic)

El modelo de AICP

El actual envejecimiento, inédito hasta ahora en la historia de la humanidad, es uno de los grandes logros de la sociedad del bienestar, si bien supone un nuevo gran reto que, a su vez, necesita de nuevas herramientas para que su atención sea positiva para la sociedad en su totalidad.

Un fenómeno constante en la trayectoria de la SGXX que destaca que en España residen 8.701.380 personas mayores de 65 años, el 18,7 por ciento de la población o que la tasa de crecimiento anual de este colectivo social crecerá en torno al 2 por ciento hasta 2050 en el residirán más de 15 millones de mayores en el país, el 32 por ciento de toda la ciudadanía.

Nueva situación que requiere a su vez un nuevo enfoque de análisis, entre ellos sobre el modelo de atención que rige en residencias y viviendas institucionales públicas y privadas.

En ese sentido el modelo de atención vigente en el sector hasta ahora -sistema centrado en el servicio- se ha demostrado incapaz ante los nuevos cambios y realidades del envejecimiento y vida de las personas mayores. Especialmente aquellas con deterioro cognitivo o dependencia leve y trastornos neurodegenerativos.

Así cada vez es mayor el número de profesionales del sector que recurren al modelo AICP con el objetivo de convertir a usuarios y usuarias en el centro de la atención profesional, transformando las residencias en hogares para las personas mayores, logrando que la atención profesional no se realice a “pacientes o dependientes” sino a “personas” a las que se apoya en su autonomía, en el control de su propia vida, en el bienestar subjetivo, la capacidad de decidir e incluso la dignidad personal hasta los últimos momentos de vida.

La principal novedad de la AICP es que se centra en los gustos y preferencias de las personas, frente a los sistemas tradicionales de trabajo, más vinculados en la organización o en la entidad. O que normalmente la persona usuaria de un servicio tradicional se adapta a las condiciones, actividades y forma de trabajar de la entidad que se lo presta, en contraposición a la ACP donde se trabaja de forma mas personalizada, más flexible procurando que la gente se sienta mas cómoda y a gusto conociendo y teniendo en cuenta lo que ha sido su Historia de Vida, adaptándose en lo posible a su vida de su hogar.

En relación a los equipos profesionales que lo adoptan significa un gran cambio, especialmente en lo que concierne al personal de atención directa o gerocultura: además de las funciones clásicas de ayuda o acompañamiento en la vida diaria, pasan a tener un papel mucho más importante como profesionales de referencia de las personas usuarias, pues se implican en el bienestar psicológico, emocional y social de estas, como un miembro mas del equipo interdisciplinar del servicio.

Paralelamente éste no es un sistema más caro, no tiene por qué serlo. Lo consigue variando la organización y procurando la humanización y ambiente agradable en los espacios.

En España y Galicia su implantación tiene cierto retraso respecto a otros países, aunque ya existen centros privados y públicos que comienzan a trabajar en esta línea o cuyos proyectos de AICP se encuentran en distintos momentos de su recorrido dado que, si una institución utiliza el modelo residencial tradicional, necesita tiempo y formación para ir realizando cambios.

Beneficios personales, familiares y profesionales

Entre los beneficios que este nuevo modelo puede aportar a las personas mayores destaca una mejora de la calidad de vida de la persona usuaria que pasa a disponer de un gran bienestar subjetivo y mejor estado de ánimo, autonomía y dependencia y también un mayor sentimiento de satisfacción con la atención recibida, una mayor implicación en su plan de atención.

Las familias facilitan y animan con la presencia y colaboración en muchos de los cuidados, aumentan su confianza hacia el lugar en el que viven y sus profesionales y mejoran la relación tanto con la persona mayor como con la institución donde vive y se previenen dificultades. A eso se suma un mayor sentimiento de satisfacción con la atención que su familiar mayor recibe.

A los profesionales les aporta dignidad y cualificación en su trabajo asistencial y mayor motivación, ilusión y autoestima, favoreciendo los procesos de mejora e innovación, visibilizando, reforzando y poniendo en valor las actitudes profesionales positivas e incluso las buenas prácticas y el buen trato.

Se comparten logros, responsabilidad y alternativas para subsanar errores o fallos que pasan a ser exclusivos de ellos y genera la creación de espacios donde cooperar y comunicarse con usuarios y usuarias, con las familias y otros profesionales.

Por último con este modelo de ACP en la organización que la adopta se mejora en general la atención a la persona usuaria, el ambiente laboral, la toma de decisiones colectivas, el burn out o síndrome de quemado y el absentismo profesional.

Promueve instituciones más cordiales y receptivas a los cambios, la participación, la labor en equipo y el intercambio. Minimiza los problemas con las personas mayores y sus familias y ofrece un modelo referente de atención que evita las prácticas inadecuadas en las que, además se previene el maltrato y se facilita la coordinación con los recursos comunitarios.

 

Read more

BlogoTSfera radiografía la realidad socio sanitaria desde el Trabajo Social

 

 

Portada del blog de Trinidad Viña, “¿No es país para viej@s?”

La vocal de Trabajo Social de la SGXX, Trinidad Viña

 

 

 

 

 

 

 

(Víctor Sariego, 22.1.2017).- La vocal de Trabajo Social de la Sociedade Galega de Xerontoloxía e Xeriatría (SGXX) trabajadora social y a su vez asesora y formadora sobre Envejecimiento Activo y Dependencia a entidades y particulares, Trinidad Viña es una de las profesionales seleccionadas para formar parte de la red BlogoTSfera, compuesta por bloggers del sector del trabajo social, creada en 2012 por el Consejo General del Trabajo Social. En el caso de Viña por su blog “¿No es país para viej@s?” que lleva escribiendo desde la misma fecha.

A punto de cumplirse cinco años del comienzo de BlogoTSfera donde se han publicado cientos de artículos y entradas, multitud de comunicaciones sobre el sector en el XII Congreso Estatal de Trabajo Social en Marbella e infinidad de reuniones para gestionar dichas colaboraciones, el colectivo de blogueros y blogueras, que ha alcanzado los 40 miembros, ha adquirido una gran relevancia y trascendencia mediática y social con su trabajo continuado y diario.

Labor que representa una indudable radiografía de la realidad actual desde el Trabajo Social que es la que afrontan a diario en sus puestos de trabajo e incluso en sus vidas todos los trabajadores y trabajadoras sociales.

Ante esta repercusión el Consejo General del Trabajo Social acaba de publicar una selección de 140 entradas del BlogoTSfera difundidos durante estos cinco años clasificándolas por hashtag y palabras clave y así facilitar la búsqueda de los temas más interesantes, útiles e influyentes.

La publicación, en formato digital, puede descargarse gratuitamente en el enlace: https://goo.gl/ULkusK

Jubilación activa

Viña, que es la única autora de BlogoTSfera que trata el envejecimiento activo, figura en esta selección de publicaciones con cinco artículos de su blog “¿No es país para viej@s?” entre los que destaca “Los diferentes tipos de jubilación activa” a raíz de la entrada en vigor del Real Decreto Ley 5/2013 sobre jubilaciones y cuyo texto íntegro es el siguiente:

“El pasado día 27 realizamos en Círculo de Empresarios de Galicia , dentro de las actividades que proponemos desde Círculo de Valor Senior, (CVS), un interesante desayuno de trabajo sobre este tema.

Aquí transcribo la presentación de uno de sus ponentes, Fabián Valero, de Zeres. Mi agradecimiento por permitirme difundirla, ya que lo considero de máximo interés por la poca información que trabajadores y empresarios parecen tener al respecto, si bien uno ha de dirigirse finalmente a una CAISS o especialista para asesorarse de un caso concreto y de verdad que no parece sencillo.

La jubilación flexible es un modelo tradicional que permite compatibilizar la pensión de jubilación ya causada con un trabajo a tiempo parcial.

La jornada se situará entre un mínimo de un 25 por ciento y un máximo del 50 or ciento. Este tipo de jubilación es incompatible con la pensión de incapacidad permanente, pero compatible con la prestación de incapacidad temporal.

La minoración de la pensión de jubilación será inversamente proporcional a la reducción aplicada a la jornada de trabajo del pensionista, comparándola con la de trabajador a tiempo completo.

Comunicado el cese de actividad laboral, se procederá a recalcular la pensión.

La intención de acogerse a jubilación flexible deberá comunicarse previamente a la entidad gestora. En caso de no hacerlo se considerará una percepción indebida.

En cuanto al concepto y las características, la jubilación activa es un modelo que permite la compatibilidad de la pensión de jubilación contributiva con el trabajo por cuenta propia o ajena y que: es aplicable a todos los regímenes de Seguridad Social excepto al de clases pasivas del Estado; el trabajo compatible puede realizarse a tiempo parcial o a jornada completa; la cuantía de la pensión será equivalente al 50 por ciento del importe resultante en el reconocimiento inicial; el beneficiario tendrá la consideración de pensionista a todos los efectos.

Finalizada la relación laboral por cuenta ajena o producido el cese en la actividad por cuenta propia, se restablecerá el percibo íntegro de la pensión de jubilación

Los requisitos para el trabajador o autónomo son: haber alcanzado la nueva edad legal de jubilación en el momento de solicitar la prestación; el porcentaje aplicable a la base reguladora a efectos de determinar la cuantía de la pensión causada debe alcanzar el 100 por cien (de 2013 a 2019 se exigen 35 años y 6 meses de cotización) y por último, la actividad se debe llevar a cabo dentro del sector privado.

Para la empresa, dichos requisitos son: no haber adoptado decisiones extintivas improcedentes en los seis meses anteriores a la solicitud de la compatibilidad, para cubrir puestos del mismo grupo profesional que los afectados por extinción y mantener el nivel de empleo existente en la empresa durante la vigencia del contrato de trabajo del pensionista en situación de jubilación activa.

En el caso de jubilación activa de profesionales colegiados, en esta es compatible el percibo de la pensión de jubilación con el ejercicio de una actividad colegiada.

Aunque se trata de una situación transitoria, mientras no se apruebe el nuevo marco legal.

Será preciso que el profesional que trabaja por cuenta propia esté incorporado a la Mutualidad de Previsión Social constituida en el Colegio como alternativa a RETA.

Los requisitos (se debe cumplir al menos uno de los dos) son que la pensión de jubilación veniriera compatibilizándose con ejercicio de actividad profesional colegiada antes de 01/07/2011 o haber cumplido 65 años de edad antes de 01/07/2011.

En relación a la jubilación parcial diferida es una modalidad que permite a los trabajadores por cuenta ajena y en activo reducir su jornada y salario compaginando la percepción de una jubilación parcial con los ingresos procedentes de su actividad.

Será preciso la existencia de un acuerdo previo con el empresario.

La celebración de un contrato de relevo en estos casos es voluntaria.

Sus requisitos son que se limita exclusivamente para trabajadores por cuenta ajena, a tiempo completo o parcial. Autónomos excluidos. Haber cumplido la edad ordinaria de jubilación, sin reducciones ni bonificaciones. Poseer todos los requisitos para obtener una pensión de jubilación contributiva, debiendo acreditar el periodo de carencia exigido y pactar el empresario y el trabajador una reducción de jornada y salario entre un mínimo de un 25 por ciento y un máximo del 50 por ciento.

La jubilación parcial anticipada por otra parte permite a los trabajadores por cuenta ajena y en activo reducir su jornada y salario compaginando la percepción de una jubilación parcial con los ingresos procedentes de su actividad.

Será preciso la existencia de un acuerdo previo con el empresario.

La celebración de un contrato de relevo en estos casos es obligatoria.

Es aquella dirigida exclusivamente a trabajadores a tiempo completo. Autónomos y fijos discontinuos excluidos. La condición de trabajador a tiempo completo debe acreditarse en el momento del hecho causante.

La edad dependerá de los periodos cotizados en el momento del hecho causante, pero siempre anterior a la edad ordinaria de jubilación. Para la antigüedad es preciso acreditar prestación de servicios en una empresa durante un período mínimo que abarque los 6 años inmediatamente anteriores a la fecha de jubilación parcial.

La reducción de jornada será de un mínimo del 25 por ciento y de un máximo del 50 por ciento, ampliable hasta el 75 por ciento si el relevista es contratado a jornada completa y con carácter indefinido.

El periodo de carencia debe ser al menos de 33 años de cotización efectiva. Excepciones en caso de personas con discapacidad.

Sobre la cotización, durante la jubilación parcial anticipada empresa y trabajador cotizan por la base que, en su caso, hubiera correspondido de seguir el trabajador prestando servicios a jornada completa.

 

Read more