Facebook
Twitter
Suscríbete

Tag Archives: XXVIII Congreso

Fotografías XXVIII Congreso SGXX

fotos XXVIII congreso internacional de geriatria y gerontologia 2016 Lugo SGXX

Estas son algunhas das instantáneas que nos deixóu o pasado congreso internacional da SGXX.

Read more

Premios Comunicación y Pósters del XXVIII Congreso de la SGXX

Premios1Premios2

Premiados3

Premiados4

 

La Comisión Permanente de la Junta Directiva de la SGXX entregó cuatro premios a las mejores Comunicaciones Orales y Pósters presentados en el XXVIII Congreso que la entidad celebró en Lugo los pasados 22 y 23 de abril.

En la categoría de Comunicaciones Orales el premio a la Mejor Comunicación Oral Clínica fue para María Rey Grandal con su trabajo “Música y envejecimiento en cuatro grupos de ancianos residentes: con depresión, con deterioro cognitivo, en cuidados paliativos y ancianos sanos”. Y en la categoría de Mejor Comunicación Social -donde la SGXX acordó conceder dos primeros premios ex aequo- los galardones fueron para Laura Nieto Rivero por su “Impacto de un programa de envejecimiento activo desarrollado a través de herramientas tecnológicas” y para A. Nieto Piay García por su comunicación, “Satisfacción nos equipos de atención xerontolóxica: unha achega do Grupo de Traballo de Clima Laboral”.

Finalmente, el premio de Mejor Comunicación en formato póster recayó en el grupo de autores L. Rubio, C. Duminirache, E. Mercado, C. Di Giuso y E. Martín.

Enhorabuena a todos los premiados y premiadas.

Read more

El voluntariado hace posible el XXVIII Congreso de la SGXX

Voluntarios1

Voluntarios2

Voluntarios3

Voluntarios4

 

El XXVIII Congreso Internacional de la SGXX que se celebró en la Diputación de Lugo el 22 y 23 de abril, tuvo por primera vez -en sus veintiocho años de historia- un marcado carácter internacional con la participación de varios ponentes de reconocido prestigio de Galicia y el resto del Estado, Portugal, Paraguay o Chile. Su organización y celebración fue posible gracias a la colaboración de 22 alumnos y alumnas de la Universidad de Santiago de Compostela, en su mayoría del Campus de Lugo.

 

 

 

Read more

La edad multiplica y agrava la discriminación de la mujer

Mónica Roqué, Trinidad Viña, Marina Martins, José Manuel Pazos

Mesa de debate sobre los recursos socio sanitarios para personas mayores

Mónica Roqué

Público asistente al Congreso en esta mesa de debate

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La doctora y directora del Centro de Estudios sobre Derechos Humanos de las Personas Mayores de la Organización Iberoamericana de Seguridad Social del Cono Sur, Mónica Roqué protagonizó este fin de semana en el XXVIII Congreso Internacional de la Sociedade Galega de Xerontoloxía e Xeriatría (SGXX) de Lugo, una de las ponencias que mayor expectación y debate generó, hasta el punto de motivar en la SGXX el planteamiento en el futuro de unas jornadas temáticas específicas como el de Discriminación de Género en la Mujer Mayor.

En su ponencia, Perspectiva de género en los programas socio-sanitarios para personas mayores, Roqué, explica que “vivimos en un mundo envejecido, donde la expectativa de vida ha aumentado significativamente en los últimos 50 años y con un crecimiento acelerado de la población mundial como fenómeno reciente”. En concreto la población mundial supera los siete mil millones de habitantes, de los que cerca de mil millones tienen más de 60 años.

En ese contexto, matiza, “la feminización de la población de personas mayores es un hecho a nivel mundial: en todos los países, las mujeres viven más que los hombres, y en alguno de ellos con mucha diferencia de tiempo”. Por ejemplo, en 2007 había en el mundo 593 millones de personas mayores de 60 años: 265 millones de hombres frente a 328 millones de mujeres, es decir, 65 millones más.

Así, subraya, la brecha femenina se ensancha a medida que la población envejece y presenta un proceso de envejecimiento interno, donde es mucho más acelerado el crecimiento de las mujeres mayores de 75 años que las de de 60 a 75.

El envejecimiento femenino merece especial análisis por sus profundas repercusiones: la edad multiplica y grava la discriminación en la mujer. “La desigualdad por condiciones de género debe ser un tema de reflexión para los que trabajan con políticas públicas, añade”.

Teniendo en cuenta que las mujeres “se encuentran en desventaja frente a los varones” afirma, es de esperar que en la vejez estas desventajas o se mantengan o aumenten. Y la teoría de Roqué es que aumentan, basándose, entre otros criterios en la naturaleza y situación de los cuidados, la salud femenina, la propia situación civil que vivan, el trabajo y la jubilación que tengan y la autonomía de que puedan disponer o no en la vejez. Por eso reclama que los servicios sanitarios para las personas mayores se conviertan en un derecho real y reconocido.

De esta manera y por ejemplo, en cuanto a quién realiza los cuidados en el hogar, el informe de la OMS Las mujeres y la salud: los datos de hoy, la agenda de mañana del 2009 revela que hasta un 80 por ciento de todos los cuidados de salud son prestados en el hogar, casi siempre por mujeres. “La mayor parte de ese trabajo no recibe apoyo, no se reconoce y no está remunerado. Por ello se deben generar servicios sociales que tengan en cuenta esta desigualdad y que incluyan los servicios de ayuda a domicilio, de centros de día, de programas de adaptación a la vivienda, alternativa de alojamiento y servicios socio-sanitarios” expone Roqué. “También la protección de los derechos económicos, del derecho a la seguridad social y del derecho a la salud de las mujeres que prestan los cuidados familiares o informales”.

Marginación de las personas mayores

En su ponencia, esta experta expone que en la actualidad, la mala salud, los estereotipos negativos y los obstáculos a la participación de todos son elementos que contribuyen a marginar a las personas mayores, socavan su contribución a la sociedad e incrementan el costo del envejecimiento demográfico. “Invertir en cuidados y servicios sociosanitarios disminuye la carga de morbilidad, ayuda a prevenir el aislamiento y aporta grandes beneficios a la sociedad, pues permite mantener la independencia y la productividad de las personas mayores” dice. “Las sociedades crean relaciones de desigualdad y las políticas pueden combatirlas o sustentarlas. Nuestro objetivo deberá generar   las políticas de inclusión, igualdad y equidad de género para las mujeres mayores”.

En cuanto a salud, alega que “aunque las mujeres viven más años que los varones lo hacen con más discapacidad y mayor cantidad de patologías crónicas”. Según un estudio de Maria Victoria Zunzunegui, de la Universidad de Montreal existe una relación entre el primer parto y la aparición de enfermedades crónicas en la vejez, así como también el número de hijos. El estudio dice que si una mujer pare un hijo antes de los 18 años tiene mayores posibilidades de presentar hipertensión arterial, diabetes, enfermedades crónicas respiratorias, entre otras. Y parecido ocurre con las que han tenido más de tres hijos.

Por eso se puede pensar que la salud de las mujeres mayores es consecuencia también de las escasas o malas políticas de sexualidad responsable y de la prevención del embarazo precoz.

Hoy en los países en desarrollo dan a luz a diario unas 20.000 niñas menores de 18 años. La tasa media de fecundidad adolescente en el mundo se estima en 49,7 por mil. “Una cifra preocupante” indica Roqué, “porque estas niñas, al ser madres, pierden oportunidades de estudiar en casi todos los casos, corren más riesgo de pobreza y de sufrir enfermedades de parto y puerperio, de trasmisión sexual y muertes maternas. Por ello resultan fundamentales las campañas y acciones de anticoncepción y de educación sexual en las mujeres jóvenes para evitar los efectos nocivos del embarazo adolescente en la salud durante toda la vida”.

En concreto las enfermedades crónicas, en especial las cardiovasculares y la EPOC, son la causa del 45 por ciento de las muertes de mujeres de 60 años o más. Otro 15 por ciento de esas muertes se debe al cáncer, sobre todo de mama, pulmón y colon. La mayoría de los problemas de salud de las mujeres de edad avanzada están relacionados con factores de riesgo que aparecen en la adolescencia y la edad adulta, como el consumo de tabaco, el sedentarismo y las dietas inadecuadas.

Otras patologías que presentan son la artritis, la depresión y la demencia. “A pesar que las patologías cardiovasculares son la principal causa de muerte y que están relacionadas con le hipertensión arterial” añade la doctora, “según la OMS, solo el 4 por ciento de las personas adultas y el 14 por ciento de las personas mayores recibe tratamiento antihipertensivo eficaz en los países de ingresos bajos y medianos”.

El estado civil también influye en la calidad de envejecimiento de las mujeres, según Roqué que argumenta que estas “tienen más probabilidades de quedarse viudas en la vejez que los varones dada su mayor su esperanza de vida. De hecho, muchas esperan la viudez como una parte normal de su vida adulta”. En promedio, prosigue, “pueden esperar pasar 5-15 años como viudas. Así pues, pasan muchos años de vida solas. Al estar solas en la vejez ya sea por estar divorciada, soltera o viuda, entran en situación de vulnerabilidad”. A la hora de tener que cuidar por cuestiones de discapacidad o fragilidad a una persona mayor, la principal fuente de cuidados es la familia y el primero en cuidar es el cónyuge sea este varón o mujer. Por eso si las mujeres envejecen con mayor discapacidad y enfermedades crónicas, y a la hora de necesitar cuidados sin pareja, la situación empeora. “Los varones cuando enviudan o se divorcian rápidamente vuelven a formar pareja, las mujeres difícilmente. Las políticas para las mujeres mayores deben apoyarse en programas de apoyo y cuidado domiciliarios para contribuir a que las mujeres mayores puedan envejecer en sus casas” prosigue.

En relación a su trabajo y jubilación, se refleja en esta ponencia, “la mayoría de las mujeres empleadas trabajan en oficios de menor categoría, menos remuneradas y con pocas oportunidades de progreso y prosperidad”. “Las mujeres trabajan más que los varones y a expensas de la actividad no remunerada. Estos trabajos dan lugar a pensiones reducidas o ninguna. De hecho las mujeres cobran un 25 por ciento menos de sueldo que los varones y esta desigualdad de género en diversos aspectos del mercado de trabajo contribuyen a las diferencias salariales y las de las futuras pensiones”.

Read more

Convertir la autonomía personal en derecho

 

La presidenta de Fundación Pilares explicando el modelo de AICP

 

 

 

 

La presidenta de la Fundación Pilares, Pilar Rodríguez

La ponencia de Pilar Rodríguez causó gran expectación

Gran éxito de asistencia al XXVIII Congreso de la SGXX: cerca de 350 inscritos

La presidenta de la Fundación Pilares, Pilar Rodríguez Rodríguez presentó en Lugo, en el XXVIII Congreso Internacional de la Sociedade Galega de Xerontoloxía e Xeriatría (SGXX) del 22 y 23 de abril, el nuevo modelo de Atención Integral Centrado en la Persona (AICP) que lleva introduciendo desde hace unos años en diversos centros de personas mayores.

Según explica esta experta, los modelos de AICP -ya implantados con gran éxito y desde hace años en países del norte de Europa o Estados Unidos, por ejemplo- promueven “las condiciones necesarias para la mejora de la calidad de vida y el bienestar de la persona, partiendo del respeto pleno a su dignidad y derechos, de sus intereses y preferencias y contando con su participación efectiva”. Y es que, añade, las transformaciones sociales de los últimos años como el progresivo envejecimiento de la población, el cambio de rol de las mujeres o el modelo de familias, fundamentalmente, “han modificado radicalmente la sociedad y las necesidades de las personas”.

Si a ello le unimos el avance en derechos sociales, que otorgan a la ciudadanía poder para tomar sus propias decisiones -principio de autonomía- esto nos obliga, afirma Rodríguez, “a redefinir nuestras políticas actuales, en especial las que se dirigen a las personas mayores y a quienes se encuentran en situación de dependencia”.

En este sentido, la comunidad científica y los Organismos Internacionales vienen insistiendo realizar cambios que garanticen una atención de calidad, que esté centrada en las personas, y que, al tiempo, se vele por la eficacia y sostenibilidad de los sistemas de protección social.

Uno de ellos es la implantación a nivel general del modelo de la AICP cuyos principios “parten de que todas las personas somos iguales en dignidad y derechos” indica la presidenta de la Fundación Pilares, “pero cada una es única y diferente del resto, por lo que desde los sistemas de protección social estamos obligados a personalizar la atención para que, además de ofrecer cuidados a quienes los necesitan, se promueva que cada persona pueda mantener su propio estilo de vida y siga controlándola con los apoyos que precise”. Para que pueda alcanzarse este objetivo se requiere realizar cambios, tanto en las intervenciones profesionales, como en el diseño y organización de los servicios.

Así, la AICP centra sobre todo en la integralidad de la atención y en la atención centrada en la persona. Integralidad como necesidad de avanzar en los cambios necesarios para alcanzar la integración y coordinación de servicios y la atención centrada en la persona que exige mejorar la ayuda que reciben las personas mayores, para que esta se reciba sin menoscabo de su autonomía, derechos y dignidad.

Pensemos, por ejemplo, en una residencia tradicional, subraya Rodríguez: “lo normal es que toda la organización del centro se realice pensando en las necesidades del propio servicio y del personal. De esta manera, el trato a las personas suele ser uniforme y no se tiene en cuenta la historia y estilo de vida anterior de cada una, ni sus gustos y preferencias”. Esto, señala, “explica la mala imagen que hay de las residencias y por eso es tan importante cambiar el modelo”.

Vivienda propia o institucional

Un cambio que no se limita a las viviendas institucionales como centros de personas mayores, sino que debe aplicarse también a la atención a las personas que necesitan cuidados de larga duración y viven en su domicilio, que son la mayoría. En general, éstas son cuidadas por sus familias, pero, como subraya Rodríguez, “sabemos que afrontar estos cuidados en solitario suele originar efectos adversos en la vida económica y laboral de los cuidadores y cuidadoras, restringe sus posibilidades relacionales y de ocio y puede ser causa de enfermedades, en especial, depresión”. “Hay que cuidar como un tesoro, que lo es, esos cuidados generosos que realizan las familias a sus seres queridos” prosigue, “y una forma de hacerlo es ofrecerles formación adecuada para lograr una buena relación de ayuda que sea buena para la persona y buena también para el cuidador o cuidadora”. Además, darles asesoramiento profesional a las familias desde el inicio de la discapacidad o dependencia y servicios formales para complementar los cuidados familiares.

Pero no hay que olvidar, apunta, que, sobre todo, lo que ayuda a las familias y a las personas que precisan cuidados de larga duración es “contar con unos buenos servicios de atención domiciliaria, centros de día, teleasistencia y productos de apoyo, que se complementen con la atención familiar”.

Por otra parte y según plantea desde la Fundación Pilares, la AICP requiere que la práctica profesional se desarrolle a través de una óptima relación de ayuda, del modo como es concebida por la Psicología Humanista que se construye desde una posición terapéutica cercana, no directiva, capaz de activar los recursos latentes que todos poseemos y que deben descubrirse con el conocimiento de la historia de vida personal y de sus deseos acerca de cómo quiere continuar desarrollando su vida.

Para ello, “con la intervención profesional debe favorecerse que la persona pueda, con los apoyos precisos, seguir desarrollando las actividades de la vida diaria y aquéllas que tengan que ver con sus gustos y aficiones y que pueda continuar tomando decisiones y haciendo elecciones para seguir controlando su propia vida”.

Las necesidades de formación en este sentido, concluye Rodríguez, tienen que ver con el refuerzo y el aprendizaje de una relación de ayuda que se construya desde el respeto de los derechos y la dignidad de cada persona y la práctica de la escucha activa, la empatía y la autenticidad. Saber hacer historias de vida y construir planes personalizados que apoyen los proyectos de vida de cada persona no es algo que pueda improvisarse. Eso requiere formación. Y también es necesario formarse para diseñar unos servicios coordinados, que den una atención integral a la persona en situación de dependencia y a sus familias cuidadoras.

 

Read more

El edadismo también es discriminación

Inauguración2

Público

Inauguración1

 

El XXVIII Congreso Internacional de la Sociedade Galega de Xerontoloxía e Xeriatría (SGXX) del 22 y 23 de abril en Lugo, se inauguró con un claro y rotundo mensaje del presidente de la entidad, Miguel Ángel Vázquez Vázquez sobre el edadismo o prejucios por edad: “los estereotipos negativos, la imagen distorsionada de las personas mayores está muy presente en la mentalidad, cultura y formación no sólo de los adultos, sino también de los jóvenes” por eso, subrayó, “la importancia de potenciar la gerontología y la geriatría” ya que, insistió, “los prejuicios hacia las personas mayores, el edadismo, es una discriminación muy grave que, entre otras, deriva en la eliminación de sus más básicos derechos, en la justificación y uso de malas prácticas e incluso en el maltrato en su atención”.

Vázquez propone la gerontología y la geriatría como “herramientas e instrumentos para superar esta situación, difícil de identificar debido a su aceptación social, a la falta de definiciones operacionales en relación con la estereotipia del lenguaje y la falta de herramientas de medición apropiadas”. No en vano los nuevos modelos de Atención Integral Centrada en la Persona (AICP) son también parte protagonista de este XXVIII Congreso.

Carácter internacional

El XXVIII Congreso de la SGXX tuvo por primera vez en sus veintiocho años de historia un marcado carácter internacional con la participación de varios ponentes de reconocido prestigio de Galicia y el resto del Estado, Portugal, Paraguay o Chile.

En este encuentro se debatieron los últimos retos, novedades y avances, “no solo en el sector científico y médico, es decir, geriátrico”, matiza Vázquez, sino también “en el ámbito sociológico, social y personal como supone la gerontología”.

Un evento que “por primera vez es internacional” insistió, “para darle impulso a los avances, experiencias, contenidos y novedades más relevantes que se están produciendo en Galicia y el resto del mundo en geriatría y gerontología, teniendo en cuenta que nuestra Comunidad cuenta con áreas geográficas de Lugo y Ourense con índices de envejecimiento del entre el 24 y el 32 de la población con más de 65 años, unas de las más altas del mundo”.

Presencia institucional

El XXVIII Congreso contó en su inauguración con la presencia de la directora xeral de Maiores e Persoas con Discapacidade da Xunta de Galicia, Coro Piñeiro; la teniente de alcalde y concejala de Bienestar Social, Igualdad e Inclusión del Concello de Lugo, Ana González Abelleira; el presidente de la SGXX, Miguel Ángel Vázquez Vázquez; el diputado provincial de la Deputación de Lugo, Pablo Rivera y el presidente del Comité Organizador del XXVIII Congreso, Carlos Dosil.

      Piñeiro instó a los profesionales de la geriatría y la gerontología a trabajar con “innovación e integración” imprescindibles, dijo, para una mayor calidad de vida de las personas mayores pues, matizó, “la innovación permite adaptarse a los cambios y nuevos modelos de Atención que requieren las personas mayores” y “trabajar en la respuesta” de las nuevas demandas del colectivo senior.

       González Abelleira señaló que “no hay que ver las necesidades de las personas mayores como un problema, sino como un avance y un reto en la consecución de la mejora de la calidad de vida de las personas mayores” por eso valoró como “muy importantes” congresos como este y entidades como la SGXX.

Rivera subrayó que este tipo de congresos y entidades como la SGXX son “más importantes que nunca” en una sociedad tan envejecida en general y en Lugo en particular donde existen áreas geográficas que son las envejecidas del mundo, por encima incluso de provincias de Japón, el país con la población más longeva del planeta.

Read more