Tag Archives: Javier Pérez Martín

“Es necesaria una Estrategia Gallega de Geriatría en Envejecimiento”

(De izquierda a derecha): el presidente del Comité Organizador del XXX Congreso de la SGXX, Javier Pérez Martín; el presidente del Colegio Oficial de Enfermería de Pontevedra (COEPO), Carlos Fernández Gómez.

El presidente de la SGXX, Miguel Ángel Vázquez Vázquez.

Javier Pérez Martín y Carlos Fernández Gómez en la presentación del XXX Congreso de la SGXX

(Víctor Sariego, 20/04/2018).- La Sociedade Galega de Xerontoloxía e Xeriatría (SGXX) demanda más unidades de geriatría para Galicia. “Todos los hospitales gallegos deberían contar con una unidad de geriatría, las dos únicas existentes en Vigo y Lugo son insufientes para atender la nueva realidad del envejecimiento”. Así lo expuso en Vigo el presidente de la entidad, Miguel Ángel Vázquez Vázquez, en la presentación del XXX Congreso Internacional de Geriatría y Gerontología que se celebrará el 1 y 2 de junio en la ciudad olívica.

En este sentido, Vázquez matizó que, “es necesario poner en marcha una estrategia gallega en envejecimiento en la que se impliquen no sólo las instituciones, sino también las tres universidades gallegas, las entidades profesionales del sector e incluso las propias personas usuarias y las asociaciones que las representan”. Por eso, dijo públicamente que, “desde la SGXX queremos hablar con la Xunta para transmitirle que detrás del envejecimiento gallego hay una gran oportunidad. De abordar esta situación, de investigación, de mejora en envejecimiento, de formación… las posibilidades son enormes, empezando por poner en marcha dicha estrategia”.

Esta necesidad de unidades geriátricas y abordaje integral del envejecimiento, señaló el presidente de la SGXX, “va más allá de meras unidades de geriatría específicas, pues el nuevo fenómeno demográfico y de envejecimiento gallegos también requieren atención de enfermería geriátrica, de psicogeriatría, de psicogerontología”, y, añadió, “incluir el servicio de geriátrica en Atención Primaria”. En ese sentido, este geriatra subrayó que, “estamos retratando una realidad, no sólo de presente, sino también de futuro”, pues, explicó, Galicia es ya la segunda comunidad más envejecida de España, con áreas geográficas de Lugo y Ourense con porcentajes superiores al 30 por ciento en envejecimiento, por encima de regiones de Japón, el país más envejecido del mundo y con particularidades únicas en el mundo, como una gran dispersión poblacional y geográfica, una orografía que dificulta el acceso a los servicios de atención y un gran número de octogenarios y centenarios.

Un fenómeno, que requiere, comentó, “enfocar la atención médica de manera más integral y multidisciplinar, centrándose en la persona en su conjunto y poniendo en relación todas las especialidades médicas y sanitarias”. “La sanidad actual no está enfocando la realidad específica de las personas mayores y su envejecimiento”, concluyó Vázquez.

Temáticas del congreso (resumen en documento anexo adjunto)

En la presentación de este congreso estuvieron presentes el vicepresidente 2º de la SGXX y presidente del Comité Organizador, Javier Pérez Martín, junto con el presidente del Colegio Oficial de Enfermería de Pontevedra (COEPO), Carlos Fernández Gómez.

El encuentro, que cuenta con la colaboración de la Xunta de Galicia, tiene previsto reunir a más 300 de congresistas de España, Portugal, Bélgica, Chile, Argentina, Perú o EE UU y otros países y parte bajo el lema ‘Longevidad. Análisis y propuestas para una sociedad de futuro: herramientas técnicas y programas’. Su programa se estructura en 4 conferencias coloquio, 5 mesas redondas y 8 cursos o workshop para debatir cuestiones como “el envejecimiento como fenómeno de influencia en todos los órdenes sociales”, señaló Pérez, que constituye, dijo, “la próxima gran revolución mundial”.

Algunos temas presentes en el programa son la bioética; las sujeciones farmacológicas o físicas; los cuidados paliativos; la geriatría desde el punto de vista multidisciplinar y en contacto y relación con otras especialidades médicas y asistenciales, horizontal y supervisada en todo momento por profesionales de la geriatría.

Además, la enfermería geriátrica tendrá parte importante en este congreso, con un curso de transporte socio sanitario y otro de sujecciones o medidas de contención tanto físicas como farmacológicas, revertida de gran debate en la actualidad, así como varias mesas redondas en las que se tratará la mejora de la calidad de asistencia, la prevención y el apoyo en la atención de las enfermedades mentales y demencias, el apoyo gerontológico y de enfermería en residencias y centros de día.

De hecho, Fernández avaló la necesidad de unidades geriátricas para Galicia que cuenten además, con atención de enfermería geriátrica. “La especialidad está creada”, señaló el presidente de COEPO, “pero se tienen que desarrollar y poner a funcionar para colaborar con las unidades enfermería habitual”. “La Xunta debe desarrollar recursos en geriatría y enfermería geriátrica para atender las nuevas necesidades y situación en las que está inmerso el envejecimiento gallego”, añadió Fernández. “No es lo mismo atender un catarro que una demencia”, matizó, “y ese caso se exige cuidar a la persona enferma y a todo su entorno, empezando por su familia, lo que precisa de un nuevo tipo de enfermería específica, la geriátrica”.

Más información, programa e INSCRIPICIONES en este enlace. 

Read more

Según un estudio pionero el Documento de Instrucciones Previas para el final de la vida “asignatura pendiente” de profesionales y usuarios

paliativos3

Andrés Vázquez y Javier Pérez Martín en su ámbito gerontológico de trabajo

paliativos1

Andrés Vázquez y Javier Pérez Martín en su labor de estudio sobre el documento de instrucciones previas al final de la vida

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Hasta qué punto la ciudadanía y los equipos profesionales médico sanitarios conocen y han subscrito el documento de instrucciones previas sobre los cuidados que se necesitan o desean al final de la vida es toda una incógnita.

Al menos hasta ahora.

Y es que en Galicia existe ya un precedente que, de forma pionera y comparado además con el resto del Estado, revela los primeros datos sobre el grado de conocimiento y uso de este documento. Algunos muy sorprendentes. Entre ellos, que las mujeres en dicha Comunidad están más sensibilizadas sobre este particular que los hombres o que el índice de profesionales que conoce este documento, pero no lo suscribe, es el menor de Europa.

Y es que promover el conocimiento y uso de este documento a nivel general es importante, explica el médico gerontólogo clínico, especialista en cuidados paliativos y ex presidente y adscrito actualmente a la SGXX, Andrés Vázquez “sobre todo porque, con el nuevo fenómeno que supone el envejecimiento a nivel mundial en los últimos años, surge entre otras necesidades, la de reflexionar sobre los cuidados que una persona necesitará y quiere recibir al final de la vida”. Cuando alguien no puede participar en este proceso vital, matiza, “surge la duda de cómo respetar su autonomía y toma de decisiones, uno de los principios de mayor actualidad en bioética”.

Junto con Vázquez, Javier Pérez Martín, vicepresidente segundo de la SGXX y coordinador del Servicio Médico del Complejo Residencial de Atención a Personas Dependientes de Vigo (CRAPD) y María Jesús Lago Vilaboa, trabajadora social de la Unidad de Cuidados Paliativos del grupo de hospitales integrados en la Estrutura Organizativa de Xestión Integrada de Vigo (EOXI) son los responsables de este estudio que han presentado en el último congreso que la Sociedad Española de Médicos de Residencia (SEMER) celebró en noviembre en Córdoba.

Los tres aseguran que, una buena práctica médica “no existe sin el respeto a la voluntad del paciente” continúa, que “ha adquirido al derecho de participar en la propia planificación de sus atenciones sanitarias”. Además, como matizan, “el personal sanitario tiene la responsabilidad profesional, legal y ética de asegurar y favorecer esta participación”.

Resultados

En la investigación, referida a Galicia y en comparación al resto del Estado, se pone de manifiesto que las mujeres son, con gran diferencia (63,5 por ciento) las más sensibilizadas en relación al proceso del final de la vida. O que existe una relación directa con los cuidados de padres e hijos con problemas de salud y cronicidad, que recaen sobre las mujeres. “Su mayor cercanía y relación con situaciones difíciles les hace tomar mayor conciencia del problema de carecer de esta orientación legal y documentada, que el Documento puede proporcionar” indica Vázquez.

Otros datos que se extraen del estudio es que la media de edad de las personas que han subscrito el Documento en Galicia es de 60 años, más baja que la estatal, por encima de los 65 años y que existe un mayor conocimiento del proceso de registro en el ámbito urbano (30 por ciento) que en el rural (12 por ciento).

En cuanto a las personas profesionales que desarrollan su trabajo en relación directa con personas en su última fase vital y muy cercanas a la muerte, con procesos crónicos y terminales, sorprende, subraya este experto, que “el 97,5 por ciento de todos ellos no tienen registrado dicho Documento o que solo un 67,5 por ciento lo conozca”. “Un índice muy bajo” afirma, “teniendo en cuenta su labor en el entorno sanitario, el tipo de paciente que manejan a diario y su estrecho contacto con las situaciones terminales, la cronicidad y la mortalidad”.

También destaca que únicamente el 37,5 por ciento de dicho sector profesional conoce el mecanismo administrativo de registro del Documento. “Una cifra bajísima cuya posible explicación es que los fallecimientos y patologías terminales que les rodean no les recuerdan la enfermedad ni la muerte de seres queridos y mucho menos le sirven de representación de la suya propia. Haciendo una clara distinción entre lo que es su trabajo y el sentimiento hacia lo propio”.

Por eso el estudio concluye que siendo el personal sanitario quién debe constituir el principal medio para informar sobre las voluntades anticipadas a la población “es imprescindible un esfuerzo en programas de información general y formación específica sobre su forma de solicitarlo y suscribirlo, en la Comunidad Gallega específicamente”.

Comparativa Galicia resto del Estado

La investigación se realiza mediante encuestas, cuestionarios y entrevistas voluntarias y anónimas a profesionales sanitarios y usuarios y usuarias de la Unidad de Cuidados Paliativos del Complejo Hospitalario de Vigo (CHUVI) y el Complexo Residencial para la atención a Personas Dependientes de Vigo, ambos públicos y sobre un número de Instrucciones Previas registradas en enero de 2016 de 4.646 unidades, es decir, una de 1,93 por cada 1.000 habitantes.

En ese sentido el número de documentos registrados en España es de 210.798, una tasa del 4,52 por 1.000 habitantes. Por eso la gallega es la segunda tasa más baja después de Extremadura y a una gran distancia de las más altas: Cataluña con el 8,24 o Euskadi con el 8,0.

Otros datos destacados son que en Galicia subscriben este documento el 63,5 de mujeres y el 36,5 de hombres, siendo estos datos muy similares al total estatal, o que el 66 por ciento del total de personas que han registrado el documento en Galicia tiene más de 50 años. En concreto la media es de 60 años frente a 78 a nivel estatal.

Más índices: el 25 por ciento de todos los registros los realizan personas de entre 30 y 50 años de edad frente al 20 por ciento a nivel estatal.

Por último, el estudio establece que, en Galicia las áreas geográficas urbanas presentan una diferencia sustancial de documentos registrados frente a las rurales. En A Coruña por ejemplo es del 47 por ciento; Lugo 11 por ciento; Ourense 10 por ciento y Pontevedra 31 por ciento.

Read more

Mitos, estereotipos y publicidad eliminan los derechos de las personas mayores

perezmartin

Javier Pérez Martín establece una clara relación entre mitos, estereotipos, prejuicios y ausencia de derechos de las personas mayores

(Santiago de Compostela, 19/11/2016).- Los estereotipos y mitos a lo largo de la historia, sumados a algunos ámbitos de la cultura y la publicidad actuales están acabando con la dignidad y los derechos de las personas mayores. Así lo subraya Javier Pérez Martín, geriatra, coordinador residencial, docente en geriatría y vicepresidente de la Sociedade Galega de Xerontoloxía e Xeriatría (SGXX) que este 19 de noviembre protagonizó en Santiago una de las ponencias del I Curso de Traballo Social e Xerontoloxía Sociosanitaria que, de forma pionera, celebran dicha entidad y el Colexio Oficial de Traballo Social (COTSG).

Un foro que tendrá su continuidad durante toda la semana con trabajos individuales y colectivos tutorizados y un segundo encuentro en Santiago, el próximo sábado.

Pérez Martín dejó claro en su ponencia “Mitos y realidades. Aspectos sociodemográficos del envejecimiento en Galicia” que la discriminación por edad o edadismo “es un estereotipos muy difícil de identificar, por su gran aceptación social, falta de definición en relación a la estereotipia del lenguaje y la ausencia de herramientas de medición apropiadas” y sin embargo, “un fenómeno sumamente grave”, asegura, “ya que los estereotipos hacia las personas mayores conforman una imagen social y cultural muy distorsionada de este colectivo” que deriva en la eliminación de sus derechos más básicos, en la justificación y utilización de malas prácticas e incluso en maltrato en su atención.

Para desterrar estas falsas concepciones es preciso identificarlas, analizarlas y conocerlas. Entre ellas este experto destaca el edadismo o viejismo o que el número de años vividos “determine despectivamente lo mayor que es alguien”. También la improductividad “o que las personas dejen de ser útiles a la sociedad al llegar a la vejez”. La desvinculación, ausencia de interés y compromiso por las cuestiones cotidianas que antes eran importantes, la inflexibilidad que impide cambiar o adaptarse a nuevas situaciones o la senilidad que “identifica vejez con enfermedad y que sea normal que en ella se den los síntomas de insuficiencia cerebral senil”. Por último, añade, la serenidad “en un sentido limitador de decadencia intelectual, uno de los tópicos más extendidos que estipula que la inteligencia se deteriora con los años”.

Capítulo aparte lo conforman la apatía y desinterés por la sexualidad que, supuestamente, es típica de la vejez, uno de los prejuicios más extendidos en el que además existe una doble dimensión, prosigue Pérez Martín: “por un lado se supone que en la vejez desaparece todo el interés por la sexualidad, toda una falacia, pero también se refiere a la sexualidad en los mayores como algo patológico y pervertido”.

En ese sentido, continúa, “en una sociedad donde el poder político tiende a actuar en base a las demandas sociales, la imagen social que se tenga de la tercera edad tiene una importancia capital”. Por eso, subraya, “los medios de comunicación tienen un papel determinante, muy influyente en la formación de opinión” y deben promover “una imagen positiva de la vejez alejada de estereotipos”.

No obstante, afirma el geriatra, “la realidad es que mucha publicidad refleja y refuerza estos mitos y estereotipos” por ejemplo el anciano y el ámbito rural para vender “sabiduría, lo tradicional, la serenidad, etc. enfrentado paradójicamente a mayores obsoletos, anticuados, enfrentados a los avances sociales y ahondando en el conservadurismo, la serenidad, la ausencia de compromiso o la desvinculación”.

Otros anuncios “insisten en la necesidad de cuidados especiales achacados a la edad” para vender productos relacionados con enfermedades o problemas físicos, “reforzando mitos como el edadismo o la senilidad, al asociar enfermedad con persona mayor” y también “la búsqueda de la perfección y el imperio de lo joven -especialmente en cuanto a la estética- para combatir la imagen deteriorada de la vejez” desnaturalizada además con modas artificiales, una sobrevaloración de la juventud y una visión desgraciada de la vejez.

Existen por último aquellos mensajes que “proclaman la necesidad de apartar a los mayores de la sociedad, de relegarles a otras tareas, pues su tiempo ya ha pasado”.

Situación en Galicia

Esta situación es particularmente influyente y perversa en Galicia, la Autonomía más envejecida de España donde las 661.296 personas mayores de 65 años, de un total de población de 2.720.700 habitantes, llega al 24,3 por ciento, el más alto de todo el Estado (donde la media es del 18,7 por ciento) y en la que existen áreas geográficas de Ourense y Lugo en las que este índice supera el 32 por ciento, por encima de zonas similares de Japón, el país más envejecido del mundo.

A esto se suma que en 2015, por primera vez en la historia, el saldo vegetativo gallego (diferencia entre nacimientos y defunciones) ha sido negativo, es decir, el número de defunciones supera al de nacimientos, pasando de -10.299 en 2014 a -12.057 en 2015.

Por otra parte, Galicia perderá 134.813 habitantes en el período 2014-2024, lo que supone una diminución del 4,9 por ciento de su población. Ourense y Lugo tendrán las mayores pérdidas de población en términos relativos (un 9,6 por ciento y un 7,3 por ciento respectivamente) y el envejecimiento general se incrementará progresivamente con un 27,4 por ciento de personas mayores de 65 años en 2024.

Un fenómeno en el que todo estereotipo y prejuicio no hará más que invalidar la atención necesaria que requiere para que no se convierta en un problema, sino todo lo contrario. Porque, como deja muy claro Perez Martín, “envejecer es algo positivo” como siempre recuerda la SGXX. “Todo el mundo quiere vivir más y llegar a muy mayor lo mejor posible” subraya, pero el envejecimiento está generando una amplia transformación económica y social que exige responder a los nuevos retos y necesidades que conlleva.

Por eso, insistir en una imagen negativa de las personas mayores afianza su estigmatización e incrementa los estereotipos hacia ellas y, lo más grave, les insta a creérselo, a interiorizarlo como verdadero.

Situación que, en su mayor parte tiene que ver con la imagen de la vejez que cierta parte de la sociedad proyecta y en cuya erradicación puede desempeñar un gran papel los medios de comunicación. Por eso la SGXX insta para a los profesionales del periodismo a que reconozcan y no recurran en su labor a este tipo de estereotipos que no dejan de ser un tipo de discriminación.

 

Curso pionero

El curso Traballo Social e Xerontoloxía Sociosanitaria es una formación que la Sociedade Galega de Xerontoloxía e Xeriatría (SGXX) y el Colexio Oficial de Traballo Social de Galicia (COTSG) organizan conjuntamente y de forma pionera en la Comunidad Gallega en dos jornadas. La primera de ellas este sábado 19 de noviembre de 9.00 horas a 18.00 horas en el Colexio de Médicos de Santiago de Compostela (rúa San Pedro de Mezonzo, 39) y la segunda el siguiente sábado 26 de noviembre en la misma sede y horario.

El curso, declarado de Interese Sanitario por la Consellería de Sanidade da Xunta de Galicia, cuenta con la colaboración de la Facultade de Ciencias da Educación de la Universidade de Vigo. Consta de 25 horas de formación oficial (16 presenciales y 9 de trabajo individual y grupal tutorizado) y está destinado a profesionales del Traballo Social, de Atención Primaria (Concellos y SERGAS) de la Administración Municipal y Autonómica, de centros sociosanitarios de mayores, residenciales o de día; alumnos de las Universidades de Galicia y otras entidades del sector de apoyo y atención a las personas mayores.

Read more