Tag Archives: Sociedad Gallega de Geriatría y Gerontología

‘X Edición de Talleres de Envejecimiento Saludable en Atención Primaria’

(Víctor Sariego, 8/1/2018).- Prevenir la dependencia y promover el envejecimiento saludable y participativo de las personas mayores de entre 55 y 75 años –mediante la información y la formación práctica– son los principales objetivos de la ‘X Edición del ciclo de talleres del programa Envejecimiento Activo y Saludable en Atención Primaria’. Una iniciativa del equipo profesional del Centro de Salud de Vite, en Santiago de Compostela consistente en doce talleres que, destinados a sus personas usuarias y profesionales socio sanitarios, se desarrollarán entre el 25 de enero y finales de junio de 2018.
El ciclo de talleres se inaugura con una charla informativa el jueves 25 de enero a partir de las 16.30 horas en el propio Centro de Salud de Vite que es de entrada libre y gratuita para todas las personas usuarias, profesionales de la Atención Primaria y público en general interesado.
El resto de talleres se desarrollará entre febrero y junio, a tenor de 2 a 3 jornadas por cada mes.

Programación

En esta ocasión el proyecto consta, una vez más de dos programas. El primero es ‘Cuidando al Cuidador’ que tiene la finalidad de “prevenir el deterioro psicosocial de los cuidadores y cuidadoras” como explica la responsable del programa y vocal de la SGXX, Isabel Redondo Zambrano. Y el segundo: ‘Envejecimiento Activo. Salud y Ocio en la Tercera Edad’ cuyo objetivo es “promover las formas de vida saludables para retardar el deterioro físico y mental, previniendo así la dependencia” indica Zambrano que matiza que entre ellas se encuentran, “una alimentación sana y equilibrada, el buen uso de la medicación, actividad física e higiene postural, agilidad mental y memoria, el control de las emociones, la reducción del estrés y la ansiedad, salud afectivo sexual a partir de los 50 años y ocio y tiempo libre”.

Grado de implantación y beneficios

El programa, que comenzó como proyecto en 2008, ha beneficiado hasta ahora a 3.600 personas usuarias del total de 11.000 que reciben asistencia en el Centro de Salud de Vite. En este tiempo, subraya esta experta, se han obtenido varios beneficios y su implantación “ha sido notable”. Tras un pormenorizado análisis y valoración de sus resultados Zambrano y su equipo destacan, por ejemplo, “la mejora de la información sobre recursos biopsicosociales existentes” en un 75 por ciento; la garantía de los cuidados de las personas dependientes “a través de un apoyo psicosocial de sus cuidadores y cuidadoras” en un 85 por ciento; “enseñar al cuidador o cuidadora a aprender a delegar como forma de proteger su propio bienestar físico y mental” en un 60 por ciento; ofrecer información de hábitos de vida saludables “para modificar actitudes que aumenten la salud integral de las personas que son objeto del programa” en un 90 por ciento y “mejorar la información sobre cómo utilizar el ocio y tiempo libre de una forma positiva para su salud” también en un 90 por ciento.

Buena práctica

Como añade Zambrano, este programa puede ser considerado como “buena práctica” porque, asegura, “representa y ha supuesto una línea de trabajo de Promoción de la Salud desde un enfoque biopsicosocial desarrollada en un Centro de Salud, que consigue un empoderamiento de las personas de 55 a 75 años para envejecer activa y saludablemente, saber cuidarse y cuidar, prevenir enfermedades crónicas y así la dependencia”.
Por otra parte, con este ciclo de talleres, indica “también se consigue que se vea el Centro de Salud como un espacio no solo de enfermedad, sino de salud, con una interacción entre el ciudadano sano, el que tiene alguna enfermedad, el que cuida y los profesionales sociosanitarios”.
En resumen, concluye, “es sin duda una experiencia de Participación Comunitaria en Salud”.
Read more

Vázquez Vázquez nas xornadas de Outes: ‘É Galicia un país para vellos?’

(Izq. a derecha): Miguel Angel Vázquez Vázquez, presidente de la SGXX y José María Dios Diz, organizador de las jornadas y médico titular del centro de salud de Outes.

(Víctor Sariego, 21/12/2017).- La SGXX, a través de su presidente, Miguel Ángel Vázquez Vázquez, participó el pasado 14 de diciembre en las XII Xornadas de Información Socio Sanitaria de Outes. En concreto, Vázquez impartió la conferencia ‘É Galicia país para vellos?’ en el Centro de Saúde de la misma localidad, con la celebración de un posterior coloquio con el público asistente.

Se puede ver el video completo de la conferencia en este enlace.

El médico especialista de Atención Primaria José Dios Diz, que actualmente ejerce en el municipio de Outes (A Coruña) es el organizador de estas XII Xornadas de Información Socio Sanitaria que se celebran desde octubre de 2017 hasta mayo de 2018 en el mencionado centro de salud. Una iniciativa que cuenta en esta edición con la colaboración del Concello de Outes, el Centro Social y el Centro de Saúde de la misma localidad, así como de la Asociación de Discapacitados da Bisbarra de Muros (Adisbismur), la Asociación Cultural Terra de Outes y la Xerencia de Xestión Integrada de Santiago.

Las jornadas consisten basicamente en la celebración de una conferencia y posterior coloquio, todos los últimos jueves de cada mes, hasta el 31 de mayo del año que viene.

Programa y participantes

En la jornada destacan varios temas: buen uso de medicamentos e información actualizada sobre ellos como el Sintrom; los dolores articulares y pormenores de la artrosis; el envejecimiento activo; las alternativas de salud en la vejez; prevención y atención en el daño cerebral adquirido; la exposición al gas radón como factor del cáncer de pulmón; el tabaco y sus consecuencias o la población gallega como paradigma de longevidad.

Entre las personas expertas que participan, se encuentran, el enfermero del Centro de Salud de Bertamiráns, Ubaldo Fernández; el jefe del servicio de Traumatología del Complexo Hospitalario Universitario de Santiago de Compostela (CHUS), José Ramón Caeiro; el presidente de la Sociedade Galega de Xerontoloxía e Xeriatría (SGXX), Miguel Ángel Vázquez; la bióloga y profesora de biología y geología, María Paz González López; la psicóloga y neuropsicóloga, directora de la Asociación Sareta, Rocío García Calvo; el profesor titular de Medicina Preventiva y Salud Pública, director del Laboratorio Radón de Galicia, Juan Miguel Barros Dios y el propio organizador de las jornadas, José María Dios Diz.

La clausura de las jornadas, el 31 de mayo, correrá a cargo del presidente de la Real Academia de Medicina “Ad Honorem” de la USC, José Carro Otero.

Se puede consultar el programa en este enlace.

Jornadas con gran arraigo

Como explica Dios Diz, la Atención Primaria “es la puerta de entrada al Sistema Sanitario Público, de las personas que precisan asistencia, sea por motivos clínicos, burocráticos o de tipo social. El tiempo del que se dispone para atender a las personas que acuden al servicio es muy limitado” asegura, por eso, añade, “los médicos y médicas reivindicamos, como mínimo, una asistencia de diez minutos por persona, pero debido a los recortes tan brutales por parte del Partido Popular, y a la no sustitución de los y las profesionales sanitarios, no disponemos del tiempo que querríamos, para atender con buena praxis a los pacientes. En mi experiencia de 31 años de asistencia, comprobé que sí somos capaces de explicar a la gente la ‘patología’ que presenta cada persona, ella misma será consciente de su enfermedad y entenderá qué le pasa”.

Por eso, subraya, “sí no somos capaces de hacerlo así, las personas pasan a ser ‘frecuentadoras’ del sistema sanitario, casi siempre. por los mismos motivos”. En ese sentido, explica Dios Diz, “el objetivo de las jornadas ha sido siempre explicar, por parte de un/ha especialista en el tema, las enfermedades más frecuentes y con el tiempo suficiente para que la gente pudera entender la patología de la que hablamos, y además, hacer las preguntas que habían considerado oportunas e intentar resolver las dudas, por parte de cada ponente”.

“La asistencia a las conferencias es lo que nos motiva para seguir haciéndolas” insiste su organizador: “no en vano por Outes, pasaron ya 88 ponentes en unas jornadas que pueden realizarse y van a seguir realizándose, gracias a la colaboración desinteresada de sus participantes y de las diferentes entidades. Son unas jornadas no subvencionadas por nada ni por nadie, sólo cuentan con la dedicación de unos/has profesionales que pretendemos acercar la información sociosanitaria a la población”.

Read more

“Pasar de la atención a ‘dependientes o enfermos’ a la atención a personas”

El curso de AICP de la SGXX tuvo un gran éxito de participación

Los colectivos profesionales que demandan formación en AICP pertenecen en su mayoría al ámbito sociosanitario

Este curso tiene parte teórica y práctica, con un trabajo individual y colectivo posterior

La atención a personas con dependencia fue el objetivo principal del curso de AICP

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

(Víctor Sariego, 26/11/2017).- Después del gran éxito logrado en abril pasado con una primera edición, la Sociedade Galega de Xerontoloxía e Xeriatría (SGXX) celebró este fin de semana en el Colegio de Médicos de Santiago de Compostela la ‘II Edición del Curso de Formación Especializada Sociosanitaria para la implementación del Modelo de Atención Integral Centrada en la Persona (AICP)’. Una asistencia, la AICP, destinada a personas mayores dependientes y no dependientes, que busca satisfacer todas sus necesidades vitales y mejorar su calidad de vida, contando en todo momento con su participación plena, sus valores y su visión de cómo debe ser la vida que viven.

Al igual que ocurrió con la primera edición, el curso de la SGXX ha tenido una gran acogida e interés al completarse las 45 plazas que ofertaba, y quedar en reserva otras tantas, con las que la entidad se plantea incluso una tercera edición, dada su alta demanda.

   Lourdes Bermejo doctora en ciencias de la Educación, gerontóloga social y experta en Intervención Social Integral, fue la encargada de impartir este curso de AICP. Atención que define como “un nuevo modelo que contribuye a la mejora del sector, no sólo en cuanto a la calidad de la asistencia, sino porque además logra que las personas mayores sean tenidas más en cuenta desde los equipos profesionales”.

Objetivos de la AICP

Precisamente, una de las principales finalidades de la AICP es transformar la manera de trabajar y relacionarse con las personas usuarias, para lograr que resulten atendidas de la mejor manera posible y, a la vez, que tengan la posibilidad de seguir siendo personas adultas, valiosas y reconocidas, conscientes de una mayor calidad de vida en esta etapa vital, aún a pesar del estado de salud o la necesidad de atención.

Para lograr la implantación de la AICP, especifica, hay que incidir en todos los ámbitos de la atención: espacios, relaciones, entorno, trato, modo de vida… Por ejemplo, que las residencias e instituciones, sus espacios y las relaciones que generan entre profesionales y personas usuarias, “sean más agradables y amables para las personas en situación de fragilidad, dependencia o discapacidad”. Desarrollar un entorno “lo más parecido a lo que era su hogar” y que el trato recibido sea “más personalizado e individual”.

Como añade Bermejo, la AICP es todo esto y mucho más: es también “una forma de relacionarse, a todos los niveles, con la persona a quien prestas apoyos o cuidados y que implica no solo a los profesionales de la atención socio sanitaria, sino a los institución en su conjunto” pues, aclara, “necesitamos considerar la visón individual de cada persona, sus valores, su historia, sus decisiones, sobre cómo quiere vivir su vida”.

Capacidad para tomar decisiones

Esto implica que profesionales e instituciones que atienden a las personas mayores potencien en ellas su capacidad de valerse por sí mismas y de tomar decisiones, es decir, su independencia y su autonomía, su necesidad de mantener tanto como sea posible el control de su vida, “lo que sabemos mejora su bienestar subjetivo, su autoestima y su calidad de vida”.

Y es que, indica esta experta, el modelo tradicional, “prioriza la calidad asistencial, en función del control y de la seguridad, homogeneizando el trato y la oferta de actividades y de oportunidades para las personas, diseñando siempre desde el punto de vista del profesional y de la organización”. En ese sentido, subraya, “el modelo tradicional no tiene en cuenta la opinión de la persona ni la considera importante”. “Pero ahora sabemos”, añade, que “es necesario evolucionar hacia una manera de trabajar donde se dé voz a la persona para escucharla y, junto con nuestra opinión profesional, llegar a un consenso con ella”.

Bermejo considera que “la AICP establece los vínculos necesarios para que cada persona mayor pueda cumplir con esa vida que desea vivir, de la forma más parecida a como ha sido hasta ahora”. Es lo que define como “normalizar la vejez”. Aunque muchos profesionales e instituciones “ya poníamos en práctica algunos de estos aspectos, era mas como iniciativa personal, siempre que nos era posible, lo hacíamos, como un plus de calidad en la atención” aunque esto no era “ni lo habitual ni lo oficial” se hacía “por nuestra cuenta, no como lo que la entidad nos requería y buscaba” y, sin embargo, ahora esta manera diferente de trabajar, de concebir la atención “es el foco esencial de la AICP” lo que la diferencia claramente con el modelo tradicional, sobre todo, por que “convierte lo que antes era casi accesorio e informal en nuestra meta y razón de ser profesional”.

Un revolucionario modelo cuya mayor novedad, subraya, radica en la sustitución de atenciones. “De la atención centrada en el servicio se pasa a una atención centrada en la propia persona, con multitud de cambios que conlleva a todos los niveles: profesionales, de organización, para la empresa, la persona usuaria e incluso para las familias”. Y, también en el modo de considerar a la persona y la atención en sí misma pues, con la AICP se pasa de un modelo de atención para “dependientes” o “enfermos” a una atención para las personas.

No en vano, una de las principales herramientas de la AICP es la ‘Historia de Vida’: Con ella, el personal del centro tiene en cuenta el pasado, la experiencia, la vida vivida, los gustos, necesidades, deseos y anhelos anteriores, presentes y futuros de cada persona, para proponer -y nunca imponer- el modo de vida que mejor pueda adaptarse a esta historia de vida que, a partir de su elaboración, será el guión de referencia en esta etapa.

En ese sentido, existen multitud de profesionales y entidades que están acometiendo el cambio hacia la AICP. Incluso “con muy buena voluntad” advierte, pero en muchas ocasiones sin los conocimientos teóricos ni metodológicos que les permitan lograr los mejores resultados … y, como señala, “hemos de pensar que en este sector de la atención a las personas que debe buscar optimizar los recursos humanos para que podamos emplearnos en lograr que las personas no sólo estén bien atendidas, sino que estén lo más felices posible”.

Un modelo de futuro ya en marcha

Bermejo no alberga ninguna duda sobre la prevalencia de la AICP: “es el modelo del futuro, aún en proceso de implantación en España, pero con un recorrido y trayectoria en otros países, ya de varias décadas”. La idea de dar respuesta a cada persona en los servicios es una idea que va avanzando en todos los sistemas, el sanitario -con la atención centrada en el paciente- y el educativo -que contempla cada vez más la diversidad y las características y necesidades de cada alumno- todo ello en coherencia a un desarrollo social y cultural que busca que cada persona logre su máximo desarrollo y en un marco de convivencia basado en los derechos ciudadanos para todas las personas.

Este modelo, dice, “no es algo que copiemos de otros países sino un modo de mirar y dar soluciones desde nuestra cultura y sociedad, en constante evolución y mejora”, pues, asegura, “no es un sistema cerrado, se enriquece y avanza con el debate, las propuestas en común, el análisis constante de los agentes implicados”.

Otra garantía de la prevalencia de la AICP es que respeta los derechos de las personas: “los derechos son para todos y para toda la vida. Nadie debe perderlos cuando accede a la prestación de un servicio. La sociedad tendría que seguir garantizándoselos”. Si una persona tiene derecho a decidir, por ejemplo, tiene que seguir teniendo este derecho a la hora de recibir apoyos para su vida diaria. No hacerlo sería una discriminación por razones de edad o de situación física.

Es el modelo que va a ir avanzando, prosigue, “por que la sociedad no va a retroceder en derechos y la AICP se está convirtiendo en un modelo que garantiza que los ciudadanos puedan seguir disfrutando de ellos a medida que envejecen o llegan a una situación de fragilidad”. Otra cosa es “cómo avanzar en su aplicación, como actualizarla o implementarla, pero este modelo está aquí para quedarse, no hay vuelta atrás. Es un camino sin retorno, en positivo” insiste.

No en vano, concluye, “en la práctica la AICP es sólo un término. Lo importante es su esencia: los valores y filosofía que implica. Se trata en realidad de un modelo de respeto a la persona y de favorecer su calidad de vida y bienestar integral”.

Read more